Categoría: Vida diaria

No tengo una crisis de los 35 años

Humedad y ficción Durante algún tiempo, he escrito la segunda novela de Capurro en mi cabeza (años, años). La siguiente sumisa en la historia de Capurro se llama Hevne. La muchacha es joven, apenas legal. En el siguiente libro de la saga (uy) me imagino a Capurro roto por alguna circunstancia que todavía no defino y el propósito de Hevne es romperlo aún más. Soñé con ella, con su cabello largo y negro, su nariz afilada y bonita. La soñé desnuda, dentro de una habitación, con las manos arriba, queriendo tocar el techo, no sé si como parte de...

Leer más

Una boda

Para probarme a mí mismo que siempre puede ser peor, esta vez escribo mi columna en una boda. Soy un personaje de loca comedia americana. Mi primo político acaba de patear un balón de fútbol para sacarme de esta importante tarea mientras un grupo musical toca el YMCA en vivo. Toda la noche me he preguntado dónde está mi caballo viejo. No sé por qué, pero algunos jóvenes cargan máscaras de cartón con la efigie de Donald, de Clinton, de Britney y de un emoji de su elección (historia de cómo el Unicode ganó una guerra underground). Hablando de...

Leer más

Correr, huir de la muerte, para principiantes

Publicado originalmente en LJA. En un episodio de BoJack Horseman, quizás era un final de temporada, el caballo fumador y alcohólico corre, suda, tose en una calle empinada. De un momento a otro quiere hacer ejercicio, quiere cambiar. Necesita demostrarle a otros, también necesita demostrárselo a sí mismo, que no es un agente de la ruina, un agujero negro que chupa toda la esperanza o, como diría algún locutor de voz tersa en la radio, una personita tóxica, un vampiro de la buena vibra y las emociones. Baño de dopamina para cambiar el sentido del corazón y huir de...

Leer más

Un momento de cariño de la muchacha que parece muchacho

Publicado originalmente en LJA Podría hablar de otras cosas en este muro de los lamentos, pues hay muchos temas muy sabrosos que andan como papalotes en el aire. En cualquier momento, se pronostica que alguno nos caerá en la cara, y saldrá el listillo de siempre, se acomodará los lentes, y con una voz atiplada y crocante, exclamará: “Se los dije”. Pero no podemos vivir con el eterno miedo de que eso nos pase; debemos ignorar concienzudamente para ser felices y sobrevivir a la perpetua angustia de que el papalote nos agarre con su cola, y nos haga volar...

Leer más

La noche se va

Y no soy el de antes Creí que las madrugadas largas, de cigarrillos consumidos, y escándalos urbanos y nocturnos, durarían toda la vida. Hola, lugar común: el ruido del televisor desafía al de una máquina de escribir. Tamborileo los dedos. Nomás falta el whiskey, la maldita rubia, el amante invertido, el negro amable. En mi ficción de lugares comunes que se repiten descaradamente, soy el animal más peligroso de todos: The middle age white man. Ja. Escribir. Esos eran mis sueños infantiles y ñoños de lo que era ser un escritor. Ya que estamos en esas: ten cuidado con...

Leer más

¿Cuándo nos vamos?

Miré un largo rato al viejo antes de concluir que ya se quería ir, ¿sí saben? Cruzar al otro lado, como las gallinas, o sea, saber lo que hay detrás de las cortinas, echarse una platicadita con un ser celestial o dos, o reiniciar el sistema para empezar como otra cosa: fragmentado, reciclado; pixeles reorganizados para jugar la siguiente vida, iniciar otra historia en otro mundo, con el alma traspapelada en una variante más, una variante nueva y mejor. Cuando alguien se sienta como aquel hombre, abandonado al bastón y la cabeza gacha para ya no mirar, supongo que...

Leer más

Huir o cerrar la puerta 

Desde aquellos sustos que me dio mi cuerpo, no sólo salgo a caminar para estabilizar mi salud mental sino también para huir de la muerte. Largas tardes a un lado de mi perro que todo lo huele y luego largas noches para decidir el camino de regreso a casa. Huyo de la enfermedad, de la hipófisis (quería decir hipocondria pero el diminuto señor del autocorrector sugirió esto y me dio gracia), de las estadísticas, de las alergias, de los futuros ataques imaginados, del pasado y los numerosos abandonos. Quizás, por eso mismo, he descubierto una gran alegría en comprar...

Leer más

El cuestionario Proust 

Tu virtud favorita Una paciencia casi divina. Tus cualidades favoritas en un hombre Inteligencia y elocuencia. Tus cualidades favoritas en una mujer Silencio y movimiento. Tu característica principal  Sé jugar. Qué aprecias más en tus amigos Que se atreven a ser mis amigos. Tu defecto principal Los tres puntos… Tu ocupación favorita Morir con el aguijón de una mantarraya. Tu idea de la felicidad  Resolver un acertijo. Tu idea de misterio Pasar al siguiente acertijo. Si no fueras tú, ¿quién serías? Un perro. ¿Dónde te gustaría vivir?  En la sala del proyeccionista. Tu color preferido Azules blandos y opacos Tu...

Leer más

El corazón y la basura

Rutina: saco a pasear al perro a la 1:30 de la tarde. Paseamos unos cuarenta y cinco minutos. Así lo prefiero porque Nico se cansa con el sol. A veces la saco en la noche y todavía tiene energía, y me ladra, y corre de un lado a otro, y salta encima de mí y me empuja y entonces yo le ladro, corro de un lado a otro, mi corazón se cansa, necesito un cigarrillo (aunque ya solamente fumo cuando bebo y casi nunca bebo), caigo sobre Nico y duermo hasta el siguiente día. Como decía: prefiero sacarla de...

Leer más

¡Nueva traducción!

Tuits recientes

Videos recientes

Cargando...