Categoría: Simón Dor.

Libreros (4) y bocetos.

El cuarto librero. La raíz. Ese lugar –según los carpinteros o los diseñadores de muebles– de todos los libreros que suele ser más amplio para las revistas, los directorios telefónicos, los atlas, las enciclopedias. Ese lugar que escapa a la vista inmediata y superficial de las visitas, pero que los hijos alcanzan con más prontitud y arrojo. Mi cuarto librero es uno problemático, porque, tal vez, en él conservo todos los caprichos que no quisiera que un hijo tomara y rayara con sus crayones, lo rompiera con sus manos torpes, lo descubra con sus ojos curiosos e inquietos. Pero lo hará de todas maneras Aún si muevo el contenido de esas hojas a otro lugar, lo hará. La curiosidad es ilimitada e irrefrenable. Ese cuarto librero no contiene ni un sólo libro. Contiene algunas revistas que salvé (que yo leí cuando era niño –Sí, niño–), contiene algunas revistas donde publiqué, contiene mis libretas de bocetos, mis anuarios de preparatoria, algunos de mis comics que logré trasladar, una colección de estampitas, mi cuaderno de trabajo y mis anuarios de preparatoria. El cuarto librero es un espacio de recuerdos, de pequeñas perversiones, de buenos momentos. Un lugar al que manos flojas no alcanzan y manos inquietas accederán con facilidad y descaro. En esta ocasión, no tengo mucho que decir. La mayoría de las fotografías hablan por sí mismas. Enjoy. Por cierto,...

Leer más

Medel.

Cigarrillos y artes marciales. Dicen que no se llevan. Cuántas mentiras puede gritar el hombre y cuán frecuentemente es el fariseo en vez del creyente. Solía tener un diario de quejas, hasta que en un viaje, encontré todos los diarios que escribí en todos los universos posibles. Puras quejas, pensé, dentro de todo lo que pensé. No los leí todos, o si no, me habría quemado junto con el barco, pero tuve el placer de repasar algunas páginas. Desde entonces, ya no guardo un diario y prefiero que mis pensamientos sobrevivan en la cabeza. Esa es mi respuesta a la broma universal, al que pasaría sí… después de todo, soy el superviviente, soy Simón Dor, el viajero. Soy el final del viaje y no se necesitan más palabras para continuar un destino que ya está completo. Vine a buscar mi muerte, pero curiosamente, entre más la busco menos muero. Este intento es otro engaño. Escogí un lugar donde sentarme a mirar el cielo, esperando engañar a la muerte y que esta venga a descansar los pensamientos del viejo. ¿Y si son los deseos los que no me dejan dormir? Porque todavía deseo, deseo tanto me es posible, deseo pequeñas cosas en el día las cuales no puedo evitar y ahí voy, tras ellas. El pequeño árbol suspira y me susurra–. Deja de desear tanto, puede ser que por eso...

Leer más

Simón Dor y un pequeño árbol.

Sol, la mujer de Fest, me acarició detrás de las orejas y me dijo que era un perro muy grande y muy bonito. Escuchaba las quejas del cacto, a dos pisos de distancia. Mañana le diré que comer niños y gatitos tiene mucho que ver en que te den la bienvenida a una casa. Me imagino al cacto enojado, jeh, jeh. Me da risa el cacto enojado. Fuimos a salvarlo un día que estaba muy aburrido. Los tres mosqueteros: el Señor Fumador, el niño Torres y su dios de confianza. En ese entonces, estaba atado afuera del departamento de Fest, porque unos fieles me olvidaron ahí durante… muchos, muchos años, más de los que ustedes pueden contar. El Señor Fumador me liberó de mis cadenas utilizando uno de mis dientes. Un proceso doloroso, y de muchas, muchas horas. Desde entonces, caminé por el mundo buscando nuevos fieles para hacerme más poderoso. ¿Qué es un dios sin rezos, sin tributos, sin pequeños deseos que exigen milagros de fuerzas incomprensibles? Conseguí mil doscientos fieles, quienes abrieron setenta y tres iglesias. Aún hoy, escucho que me rezan y escucho como se bañan en las sangres de carneros en mi nombre. ¿No se nota en mi pelaje? Es más hermoso que de costumbre. Los fieles son mejor que el champú y son el mejor repelente para pulgas. También me comí a un par...

Leer más

Aquí no es el cielo

Tuits recientes

Videos recientes

Cargando...