Categoría: De películas

La dulce artificialidad

Ayer comencé a ver una película, Ex Machina, y estaba tan cansado que me quedaba dormido en algunas escenas. Creo que no me perdí de mucho. La muchacha aislada y esclavizada (perdón, máquina, para los sensibles) conquista a un muchacho ingenuo y bonachón. Pero hay malos en la película, ya saben: la humanidad terrible. El genio, basado en Kubrick y algún otro menso, insiste que la magia de la inteligencia artificial está en los sentimientos, la sexualidad, el deseo. Vamos, la inspiración humana, pero no la inspiración de los dioses, la que provoca la Ilíada o la Odisea, pero...

Leer más

Tren que atraviesa el mundo

Escribo mi columna mientras veo Tren a Busan en Netflix. Es una película coreana de zombies. Pienso, mientras la veo, que juegan con el sector que faltaba, una generación de treintones y cuarentones que ha crecido con el tema y lo ha visto y lo ha jugado tanto, que pareciera de verdad estar preparado para los muertos hambrientos. Tiro a la cabeza, muchacho, y que no te muerdan. Un padre, creo que de mi edad, y su hija están atrapados en el tren a Busan cuando ocurre “el incidente”. El tren es un excelente escenario: no es vertiginoso como un avión,...

Leer más

Lego Marvel Super Heroes: Cuántos comerciales pueden caber en un mundo

Si no me equivoco, el primer juego de LEGO al que dediqué unas cuantas horas de mi vida, fue el de Star Wars. Ignoro cuál fue primero: si ese o el de Indiana Jones. También tengo pereza (y algo de vergüenza) por contar los años. Quizás… ¿quince? Lo simpático de aquellos juegos, sin embargo, era su niñez. Parecían burlarse de la franquicia, los actores, los fanáticos, de sí mismos, mientras que vendían, como un comercial animado e interactivo, un producto derivado y licenciado de la historia original. Era perfecto. Y como todo lo perfecto, empezó a generar una cuantiosa...

Leer más

Funambulista de libros

Siempre quise usar esa palabra Fu-nam-bu-lis-ta tiene hartos latigazosahí vas otra vez de sadomaso de la lengua al paladar y quizás es difícil pronunciarla sin una sonrisa. Definirse a uno mismo como funambulista es un reto: la imagen es de un personaje arrojado, valiente y… estrafalario. También es una imagen pasada de moda, es una estampa de tiempos lejanos; quien se dice funambulista no sólo sonríe pero tal vez tiene impulsos por una parafilia aguda por revivir el pasadoEl engaño común de que tiempos pasados fueron mejores. Salud.. Está bien, quería usar la palabra, pero no soy más que...

Leer más

Una breve de Charles Dickens y Great Expectations

Hace unos días vi una película cursilona de un hombre que viaja en el tiempo dentro de su propia línea de vida. Así cómo él, también su padre puede viajar y todos los hombres de su familia pueden hacerlo. Se llama About Time (2013). El padre, interpretado por un maravilloso Bill Nighy, confiesa a su hijo que ha usado su poder para leer, leer mucho, en especial todas las obras de Dickens. Y dos veces. Cuando terminó diciembre e inició enero, para un largo viaje de autobús, hice el chiste de llevarme Great Expectations de Charles Dickens para releerlo y llegué a la conclusión de que no hay ningún viaje lo suficientemente largo que permita una lectura extensa y satisfactoria ese señor. Hay que recordar dos cosas muy importantes cuando se lee a Dickens: a él le pagaban por palabra y que escribe para lectores quienes hace mucho aceptaron que leer es una dulce pérdida de tiempo. (Vaya, es cierto, supongo que leer también es viajar en el...

Leer más

El spoiler

Hace muchos años, un sábado en la tarde, mientras chateaba desde una sala de IRC, en el canal México de una red underground donde yo era operador (es decir… era como uno de muchos cadeneros en el antro. Ahora voy a jackearles la cabeza, esperen, no se muevan: pu pi pu pu pi pu) leía los mensajes habituales: ¿alguna chica para un chico?, ¿alguna chica quiere ver por cámara a un chico?, ¿alguna chica quiere ver la foto de un chico? y ya imaginarán la progresión que culmina con una foto de Quique Garay. Entre los mensajes enviados al...

Leer más

The Babadook

Anoche vi “The Babadook”. Me asustó. Me gustan las películas de terror y no suelen asustarme fácilmente, pero esta sí. Algunos dirán que no es para tanto, otros estarán de acuerdo conmigo. La historia juega con un miedo primario: si la madre no nos quiere, si somos insuficientes para ella. No sabemos que está mal en nosotros, por qué somos así, por qué no podemos ser mejores para ella. Quizás, especialmente, nosotros los hijos de madre soltera (o de madre viuda) podemos entender de qué va la película y de qué depende para asustarnos. Cuando el niño y la...

Leer más

No me dormí viendo Birdman

En mi universo propio, considero un logro enormísimo de González Iñarritu que no me durmiera en una película de su etapa postgringo. Cuando “Amores perros”, lo tuve en alta estima y por eso, a mis veintitantos, fui a ver su primera película del gabacho: “21 gramos” dispuesto a abrazarlo, a desearle lo mejor, un director verdaderamente en control de su trabajo. No sé. Iba con la intención de verle lo bueno. El problema es que me dormí como media hora después de que empezó la película. Cuando desperté, me dio mucha tristeza y rabia, y decidí no decir nada...

Leer más

Canción de los óscares y los muchos actores que en ella aparecen

La memoria de los Óscares está fresca. El día de ayer Natalie Portman ganó la estatuilla por su actuación como el cisne negro y que una de las mentes maestras de Pixar gritó en el micrófono que su empresa era el mejor lugar para hacer cine. Collin Firth, el caballero inglés, hizo bromas acerca de su propia carrera mientras acariciaba su premio. La directora que ganó el Oscar por mejor película extranjera, insistió en que se sentía honrada por el Oscar que tenía entre sus manos, mientras los comentaristas mexicanos decían con cierto desdén que había perdido Iñárritu y...

Leer más