Categoría: Leyendo se me cae la ceniza

El árbol en el 2011. (El año de Nico).

El árbol 2:17, en números, durante el 2011: 149 entradas. 93,737 palabras. Un promedio de 629 palabras por entrada. Cinco de las palabras más utilizadas. uno (230 veces). todo (227 veces). libro (177 veces). vida (170 veces). años (152 veces). Algunos datos. Escribí menos entradas que en años anteriores (es el año con menos entradas) pero escribí casi el mismo número de palabras que el año pasado. Es decir… escribí textos con más carnita. Por supuesto, que la carne le sepa a pollo, a pavo, a cerdo o a soya, ya lo decidirá usted. Nico, mi basset hound, me...

Leer más

Libros del 2011 (2).

Recuerda leer la primera parte de la lista. Escogí que la última lista del año, así como los últimos textos del blog, fueran pequeñas reseñas de los libros que leí en el año. Ya casi es hora de cerrar este changarro unos días. Es hora de disfrutar los fríos de diciembre, sus posadas, los chocolates ocasionales, los dolorosos intercambios de regalo y los gritos infantiles de los niños necios que insisten en que merecen todos los regalos del mundo. ¿Ya preparaste el estómago para subir esos kilitos de más? ¿Ya escogiste los libros, los videojuegos, las películas y la...

Leer más

Libros del 2011 (1).

Sol me comentó que el día de hoy, en Twitter, los “Libros del 2011” se convirtió en Trending Topic. Miro la fecha de reojo y descubro como paulatinamente estamos llegando al otro lado. 2012… el año que supuestamente lo terminará todo. Qué dulzura, pienso, esperar una fecha en especial para que todo termine y seamos libres de las cárceles propias a las que estamos sometidos. Espero con ansias el fin del mundo para no escribir ni una línea más, no escuchar otro mugido, matar otra mosca o echarle agua a mis tres cactos. El reto de este año fue...

Leer más

breves pensamientos que giran en torno a la Odisea.

La primera vez que viajé con Odiseo, me molestaba mucho que sus hombres murieran con los artificios de los dioses. Hoy acepto que Odiseo es un héroe y que los hombres que digiere Polifemo en su estómago son simples extras. Odiseo no es cualquier héroe. Mientras que Ayax, Diómedes e incluso Aquiles, tienen la musculatura y el arrojo de cualquier personaje interpretado por Stallone o Schwarzzenegger… Odiseo es inteligente y manipulador. Odiseo, además de tener la educación y el físico de un héroe de su época, aprovecha cada situación para voltearla a su beneficio. (Con esto no quiero decir...

Leer más

aire decembrino.

El aire decembrino enfría los cuerpos y, aunque tienen que levantarse a trabajar o a estudiar, sienten la pesadez de los párpados y la necedad en las piernas. Casi es hora de mandar por culo a los deberes. Así, tal cual. Hay luces en las calles, algunas pláticas giran en torno a los regalos o los viajes, o las comidas, o las calorías… Luego está el cuerpo, que sugiere descansos intermitentes, más horas de sueño, bebidas más cálidas y horas más estáticas. Nuestro espíritu de oso abre los ojos para sugerir la hibernación. Diciembre no es un mes cruel....

Leer más

Un libro para leer por fragmentos.

Treinta libros es un ejercicio de 30 días para recomendar libros que has leído. Uno a la vez. “El espejo en el espejo” de Ende es un libro de fragmentos: Microrrelatos, capítulos, cuentos, alegorías y textos inconclusos. No importa como lo leas, ni por donde empieces. Hay textos engañosos qué funcionarían distinto si leyeras primero el final y fueras buscando el inicio. Éste es un libro que me ha funcionado todo el tiempo cuando quiero tomarlo y leer un fragmento, o un cuento al azar. Lo mismo intenté con Rayuela, de Julio Cortázar, y ese libro falló miserablemente (Aunque también se puede leer por fragmentos. Sin embargo, me estoy reservando Rayuela para otra parte de la lista). Creo que Ende es un autor único y muy difícil de imitar. Tiene mecanismos para provocar o introducir al lector en el mundo fantástico que no he visto en otros autores. Esa manera de narrar… inevitablemente, después de leer a Ende, mi cabeza vaga al episodio en la cueva de Montesinos el cual leí detenidamente, tantas veces como pude. Quijote cae por una cueva y cuando sale, narra una plétora de cosas que bien pudieron ocurrir adentro y aún cuando sabes que Quijote está loco, te queda esa duda en la carne. Duda de que esté mintiendo. Lo mismo pasa con Ende… es tan sutil, tan agradable, la manera en que te...

Leer más

Uno muy divertido.

Treinta libros es un ejercicio de 30 días para recomendar libros que has leído. Uno a la vez. No quería presentar el Quijote porque es obvio, pero no hay de otra y al final es la verdad. Es uno de los libros más divertidos que he leído. Pude escoger “Esperando a Godot” o una de las tantas obras de Shakespeare que he visto (ya que he leído pocas o sólo fragmentos. La mayoría de estas obras las he visto… divertidas, y en momentos trágicas: “La Tempestad” o “Titus Andronicus”). Si tengo que escoger un libro que me tronó a carcajadas fue el Quijote. El misticismo que rodea al Quijote es uno imponente. En las clases te lo presentan como la obra más importante de la literatura iberoamericana. Cuando le ponen esas palabras a la obra y eres un lector joven piensas que es un libro al que debes tratar con respeto, con cierto cuidado o con pincitas. Hasta yo llegué a recomendar que su lectura se hiciera después de tener cierto vocabulario o cierto nivel de experiencias. Hoy me veo tentado a corregirme. El Quijote es un depósito de varias etapas y qué invita a numerosas relecturas durante la vida. El Quijote es una gran oportunidad para una vida guiada. Cuando empecé a leerlo, no me imaginé que uno de los primeros momentos tratara de Sancho comiéndose unos frijoles...

Leer más

Un libro de un nobel.

Treinta libros es un ejercicio de 30 días para recomendar libros que has leído. Uno a la vez. Tuve una pequeña etapa donde leí tres o cuatro nobel de corridito. Al menos mucha gente ha leído los “Cien años de soledad”. Hay gente que en los ochentas y setentas, leía “La vida de las abejas” de Maurice Maeterlink (un estudio de esos insectos qué, por su manera poética, cuidadosa y también científica de describir su estudio se mereció un Nobel). También leí a Pearl S. Buck y Alice Walker. En cambio, creo que el libro que me dejó una estela de inquietud fue el de Knut Hamsun, La bendición de la tierra. Lo leí mientras estaba de vacaciones y lo leí sin ninguna expectativa. Es más, hasta había olvidado las referencias que había leído de Knut Hamsun antes de toparme con el libro y unos años después haría las conexiones pertinentes. Recuerdo que se me presentó un personaje muy grande, de brazos fuertes, de barba abundante, que estaba caminando por el bosque y qué, de alguna manera, tenía grabado en su cuerpo que debía iniciar su vida en medio de la nada. El pasado del personaje no parecía tan importante y ciertamente, no pensaba en el futuro. Lo que pasaba por la cabeza de este personaje era, sencillamente, hacer su vida en el bosque. Construir una casa y ponerse...

Leer más

Un libro de viajes.

Treinta libros es un ejercicio de 30 días para recomendar libros que has leído. Uno a la vez. Supongo que estoy haciendo trampa. He leído un libro de viajes pero no lo recuerdo. Recuerdo que leí algunos capítulos de la “Prisión Blanca” de Alfred Lansig antes de mudarme en una de tantas ocasiones (Uno de los primeros viajes que se hacen a La Antártida). Hace un par de meses, leí las crónicas de un británico en Australia y como los chinos pescaban tiburones entre otras cosas. Sin embargo prefiero presentar el libro del viaje por excelencia porque todavía tengo en la lengua esa línea final donde Ulises se lamenta porque ha perdido a muchos compañeros y con el corazón apesumbrado debía continuar con su viaje. Ah, eventualmente ese momento donde viaja al infierno para visitar a sus amigos (¿Palinuro y Aquiles estaban ahí?) ¿Por qué uno no hace relecturas de estos libros en vez de regresar a The Stand o al Hobbit? (Esto es como una nota personal para releer a Homero cuando se de la oportunidad). También recuerdo como un espejismo el canto de las sirenas, del cíclope, de Circe que convierte a los hombres en cerdos y el regreso tan esperado a Ítaca. Pues nomás eso. Ya leeré libros de viajes para...

Leer más

Un libro que le gusta a todos menos a mí.

Treinta libros es un ejercicio de 30 días para recomendar libros que has leído. Uno a la vez. No lo desprecio, no lo odio, no lo aborrezco, sólo me parece muy aburrido. Este lo tengo registrado en la memoria como el primer libro del cual me saltaba páginas enteras para saber qué pasaba después. También es el primer (y único) libro con el que me sorprendí despertándome y limpiándome el hilo de baba. No es que fuera tan aburrido que llegaba a lo soporífero (Uh… bueno, la neta sí). Yo deseaba, como todos, ver el maldito dragón… el problema es que los enanos cantaban mucho. Si querían beber otra copa cantaban una canción, si querían limpiarse la ropa cantaban una canción, si de repente se acordaban de alguien cantaban una canción y las canciones las recuerdo como páginas enteras del libro. Yo registraba a los enanos en la literatura fantástica como los guerreros por excelencia y resulta que se presenta un príncipe enano con sus compañeritos enanos, y lo único que hacen es un show de Broadway. No lo he vuelto a tocar desde la primera vez que lo tomé (hace unos quince años, mínimo) y apuesto a que si lo toco probablemente esta vez pueda leerlo sin que me duerma. Sí, probablemente pueda. Sin embargo, el Señor de los Anillos me gusta mucho....

Leer más
  • 1
  • 2