Categoría: Selfless shamepromotion

El árbol, en el 2010

El árbol de los mil nombres, en algunos números, durante el 2010. 212 entradas. 93,245 palabras. Un promedio de 439 palabras por entrada. Cinco de las palabras más utilizadas. todo (229 veces). hombre (211 veces). uno (197 veces). otro (165 veces). años (162 veces). Algunos datos. Después de dos años, logré llegar a más de 200 entradas. Los años anteriores, fueron 193 (2009) y 106 (2008). Mi primer año en Cholula. Caminé mucho este año. Escribí la primera novela de Capurro, espero seguir la línea del personaje. Es una novela erótica. La subiré a la tienda tan pronto me haga tiempo de revisarla, editarla, pulirla, una segunda y tercera vez. Compilé un libro de cuentos que no ganó un concurso. Estará pronto disponible en la tienda. Va en su cuarta revisión. Trabajo nuevo, con mi familia, y qué espero rinda mucho dinero y aprendizaje. Mi hermano estudia matemáticas en la UNAM, y me hace sentir estúpido de repente. Sin embargo, me llena de orgullo. Quién sabe cuantos proyectos tengo para el siguiente año, espero que sean muchos, muy divertidos, lindos, etcétera. Este año le metí bien y sabroso a mi twitter, y a mi tumblr. Estoy disfrutando mucho ambas...

Leer más

El regreso.

Un mes de trabajo entero me costó rescatar el árbol. Tenía programado tardarme unos tres meses, sin embargo, una herramienta me facilitó el trabajo y además, tengo un backup disponible de manera inmediata. MacJournal, por si les interesa. También tiene versión de Windows. No sólo fue la herramienta, también mi necedad y numerosas noches de desvelo. ¿Por qué? Sólo es un blog. Ah, será que es un blog de ocho años de antigüedad. Ya tiene la edad de un niño menos caótico y, con suerte y unos buenos chingadazos, bien portado. Yo tengo la culpa del cambio por andar...

Leer más

Tienda de libros.

Después de semanas de trabajar los textos y su formato, además de la investigación para saber cómo hacerlo, ya pueden encontrar a la venta los textos en formato digital de los libros que se han publicado en el Árbol de los Mil Nombres. Pueden entrar a la tienda de libros por aquí. Algunos libros están disponibles para su descarga gratuita en formato PDF, mobi (Kindle) y e-book (Stanza, Adobe Digital Reader o iBooks para iPad, iPod y iPhone): Cuentos Pendejos, ¡Bienvenidos a Jaramillo! y otros cuentos y Padre Taxi. Los otros libros, no son gratis pero están a un precio bastante accesible. Lamentablemente en Amazon le agregaron dos dólares a mi precio. Supongo que son los beneficios de su whispersync. Los libros que se pueden adquirir son El diario de Simón Dor, Fotocuentos (casi todos) y La sonrisa del quetzalcoatli (un compilado de varias historias que se escribieron en serie y un par de cuentos). Otra cosa es qué, la conversión final me arruinó los índices en los dos últimos libros (al parecer… no hay índice). Cosa que voy a estar trabajando en cuánto tenga tiempo. Los libros no tienen D.R.M. y se pueden compartir. Sí, si lo compras, haz con él lo que gustes, lo único que falta es la emoción de rayarlo y romperle las hojas. En la próxima semana, pondré otros dos libros a la venta:...

Leer más

Año número ocho.

Después de numerosas ediciones cambió la fecha de cumpleaños. Sin embargo, se tomó la decisión de que el Árbol de los Mil Nombres cumple años el 18 de Agosto. Así que es hora de un post de esos, lleno de números. En el caso de los aniversarios, se manejarán los totales de todo el árbol. Total de palabras en todas las entradas: 1,205,662. Total de entradas: 1805. Promedio de palabras por entrada: 667.9 Las cinco palabras más utilizadas. Todo (2900 veces). Uno (2256). Bien (2100). Día (1912). Dos (1909). Datos de interés. Éste año, escribí lo que había en mis libreros, de mis caminatas y adquirí una manía de escribir poco en un párrafo. Escribí con mucha constancia, armando una lista de palabras, frases, temas y programaba las entradas para que fuera una diaria. Ese sistema me gustó tanto, que al parecer lo voy a incorporar definitivamente. También hice una copia de los posts que escribí en Recolectivo, para tenerlos en el blog. Inicié la segunda parte de “Ernesto Medel vs. las vampiras de Polanco”. Está programada terminarla antes de que finalice el año. Hice algunos podcasts, hice algunas tiras. Nada serio. Entre los viajes al DF, el twitter y el trabajo, escribo menos. Por salud...

Leer más

8 años.

Septiembre del 2002 es el mes que tiene más anotaciones en este blog. Eso no es coincidencia. La herramienta me era nueva, y mis ganas de comunicarlo todo estaban un poco fuera de control. No sabía que deseaba de mi blog. ¿Quién lo sabe cuando abre uno? Mi blog estaba en blogger. Tenía un diseño con fondo azul marino, secciones laterales de color ocre y letra gris claro. Usaba verdana diez como fuente y los comentarios los proveía un servicio nuevo –en aquel entonces– llamado haloscan. Antes del 2002, ya tenía una página personal donde publicaba los cuentos que escribía para entretener a mis amigos de preparatoria y un sitio para mantener una bitácora dónde hasta la fecha sobreviven nuestras burradas. En Agosto y Septiembre, también usaba el blog como una especie de twitter, donde anotaba una línea y con ello me quedaba contento. Por supuesto, no lo hacía con la maestría que lo hace Korochi, pero lo hacía. Ahora ya tenemos un servicio para líneas, una gran cantidad de plataformas para blogs, redes sociales para comunicarlo todo, video-diarios, una fotografía al día, redes infinitas para compartir información y más información. Tenemos más de lo que se pudiera desear. Dentro de unos días, se cumplirán ocho años en “Árbol de los Mil Nombres”. No tengo la fecha exacta porque hace unos años borré un par de entradas en esas...

Leer más

Libreros (5).

Este es un librero de casi puras ediciones Porrúa, que compré para mis clases de Cultura Grecorromana (y otras que fui salvando de las mudanzas). Las ediciones Porrúa (Ojo, la colección “Sepan Cuántos”) son ediciones muy económicas, papel muy delgado y suelen imprimir en dos columnas. Estas ediciones luego son la salvación de un estudiante que necesita tener en sus manos el texto. Suelen menospreciarse porque no son bellas, ni de tapa dura, en realidad son como lo más feo y más práctico del mundo. Sin embargo, a mi me gustan (y mucho), y debo confesar que me sacaron de aprietos más de una vez. Cuando era niño, en mi casa había ediciones Porrúa por todas partes, de todos los libros imaginables. Fueron, tal vez, de mis primeras nociones de lo que era un libro lleno de letras. Esa edición de “Los Miserables” fue de las primeras que tuve en mis manos y recorrí, imaginándome si algún día podría ser capaz de leer todo eso. Ya soy un adulto. Ahora sé que es imposible leerlo todo. Las ediciones Porrúa que contiene este librero, son: Libro de Poemas / Poema del Cante Jondo / Romancero gitano / Poeta en Nueva York / Odas / Llanto por Sánchez Mejía / Bodas de sangre / Yerma (Federico García Lorca), Cuentos (Andersen), Eneida / Geórgicas / Bucólicas (Virgilio), Niebla / Abel Sánchez /...

Leer más

Entrevista a Gustavo Arizpe.

Entrevistaron a un hombre llamado Gustavo Arizpe y es un lector del Árbol de los Mil Nombres. Su blog es uno de “negocios en internet, innovación, productividad y web marketing. desde 1999.” Gustavo es uno de esos héroes silenciosos, que logró hace muchos años que los blogs tuvieran crecimiento en México, cuando apenas se escuchaba el ruido por la palabra. He tenido el gusto de encontrármelo en persona, y me parece que es uno de esos hombres que constantemente tiene la información en la cabeza, una línea de pensamiento que parece una pelota de pinball que procesa y procesa. Es un gusto, y una sorpresa, que este blog de breves reflexiones al aire, de ficción, de fantasía mezclada y recuerdos personalísimos, lo considere como una recomendación. Después de todo, me reconozco incapaz de platicarle a mis lectores como aumentar su productividad, poner en orden sus prioridades vitales y ayudar a florecer sus negocios. Si buscas una guía en eso, Gustavo te puede guiar en área estratégica (y creo que también acepta contrataciones… de fiestas infantiles (pequeña broma)). Sin embargo, si quieres leer cochinadas, cachonderías, momentos simples, como un escritor mediocre sufre para escribir una novela y un cacto comedor de niños que frecuente, e injustamente (dice él, a mi me da lo mismo), asocian con la pedofilia… pues...

Leer más

Prohibiciones deliciosas.

Zaba hizo un bonito proyecto fotográfico, donde tomó a sus amigos y les insertó una frase donde a modo personal, les prohibe deliciosamente el abandono de aquello que los hace. En mi caso, yo tengo prohibido dejar de escribir. Me gusta que me lo prohiban, aún cuando no puedo dejar de hacerlo. Si no tengo la computadora, agarro papel y lápiz y… la verdad, dibujo caras y monos. No escribo. Todo lo que escribo es en la cabeza. Ese es mi papel y lápiz de emergencia. Hay muchas historias ahí encerradas y como una promesa, las estoy terminando poco a poco. Una palabra después de otra. Prendo un cigarrito, me tomo un café, salgo a caminar. Las palabras no se callan. Sigo el proceso. Onetti me vería a lo lejos, suspiraría y diría–. Literatura como un amante, ¿recuerdas? –Sí. Lo recuerdo bien. Ya no estoy de ese lado, JC. Perdón. No puedo abandonarlo. Ya...

Leer más

Esto no es un fanart.

Mi amigo Axa me regaló un Árbol. Para mi sorpresa, lo vi en la presentación de “Diarios del Fin del Mundo” en el D.F., pudimos platicar brevemente de la preparatoria y me recordó ese particular momento donde adquirí el mote de árbol y yo lo completé con un movimiento. No había de otra, después de todo él me presentó a su esposa y ella me dijo–. Es que Axa me ha contado mucho del movimiento que hacías, ¿lo puedes hacer por favor? –Me sonreí e hice el movimiento, mientras pensaba: “Al parecer jamás seré un escritor tomado en serio”. En la preparatoria (hace… más de diez años, coño), solía mover los brazos y el cuerpo suavemente de un lado a otro, supuestamente imitando el movimiento de un árbol. Después, alguien tuvo la idea de gritar: “¡Ventisca! ¡Ventisca!” y lo que hacía era acelerar el movimiento para que todos nos riéramos un rato. Me parecía divertido. Una vez lo hice mientras estaba dando una exposición en clase de biología. Había una pequeña tarima para que el profesor pudiera dar su clase en ese salón y esa vez yo estaba parado en ella. No sé porque motivo, el profesor avanzó unos pasos y empezó a regañar al salón entero. Alcé las cejas, aburrido y adolescente como era, y empecé a hacer el movimiento del árbol, mientras todos miraban. El profesor volteó...

Leer más

Aquí no es el cielo

Tuits recientes

Videos recientes

Cargando...