Categoría: Decálogo del escritor

Apuntes de un creador independiente

Publicado originalmente en LJA. En las comunidades de videojuegos es muy importante especificar que eres independiente (y tienes tu propia habitación -sin intervención de mamá-, te compras tus propios cigarrillos y tienes unos pesos para agarrar el camión al Oxxo, ese no, el otro). En realidad, eso quiere decir que eres un “estudio” pequeño (de dos personas en adelante que se juntan para platicar de series de Netflix mientras muerdes un taco) o un astronauta desolado. Otros, quizás, piensan que eres un mocoso tratando de engañar a la comunidad con una palabra de cinco sílabas. Quizás, hoy en día,...

Leer más

Algo pequeño 

He escrito muchos libros imaginarios. Libros insensatos que jamás verán la luz del día. Hacen bien en permanecer enterrados. Me ha costado trabajo entender que no todo debe ser publicado. Menos en estas fechas. Estos días donde cada árbol muerto cuesta y debemos preguntarnos, por el calor multiplicado gracias al concreto, si las palabras valen la pena. También mucho de los libros baratos y de tipografías grandes sólo son un maldito esfuerzo por crear la imagen de un escritor. Ni siquiera sabemos qué tanto es él, y que tanto es la editorial aderezando al cerdito. Pero en la imaginación...

Leer más

Reescritura y reinterpretación

Estoy reescribiendo una novela que publiqué por aquí hace, bueno, más de una década: La historia de Ayer. Sí, lo sé, para empezar voy a cambiar el título. Aunque no sé si el nuevo es mejor. Ustedes dirán cuando lo vean por primera vez. Y mientras pensaba en los nuevos capítulos y personajes que deseo explorar, así como la interpretación de algunos juegos que no estaban en la primera versión de aquel borrador, tuve el impulso de escribir una novela seriada en mi blog, justo como lo hice en sus primeros años.  Pensaba escribir una novela breve que continuara con ciertos personajes y circunstancias de San Juan de Palma (el pueblo ficticio de Dile a tu mamá que se calle) pero al final he decidido que es mejor dirigir todas las energías a la reescritura del otro proyecto y que San Juan de Palma repose un poco más antes de revelar su destino, sus cambios, sus nuevos caminos. Primero haré ese odioso trabajo de anotar líneas y bosquejar situaciones antes de cualquier cosa. Es odioso pero efectivo. Pero yo confieso: extraño un poco la inmediatez que antes tenía para escupir mis piensos, mis cuentos, mis mentiras y mis trastornos.  Por lo mismo, quizás para recuperar algo de ese espíritu primitivo y la desfachatez que tenía para contar mis primeras historias, me prometí que publicaría de manera semanal La historia...

Leer más

Un largo viaje

Quizás, después de mucho tiempo y en la soledad de estas fechas (Sol se ha ido a Villahermosa, sólo tengo a mis perros y mis vecinos con su woofer y las tecnocumbias peruanas que se les ocurren) he llegado a la realización de que no puedo ser un esclavo de mis cosas. Si quiero seguir escribiendo debo abandonar (¿pero qué? Bueno, hay tanto y es tan amplio como la memoria, el pasado, los juguetes, las deudas bancarias y las minifaldas de las estudiantes). Escribir ocupa las dos...

Leer más

Del texto al hipertexto al metatexto

Texto 160 páginas después, me sentí agotado física y anímicamente. Para mi cuerpo, fue la escritura más intensa que he vivido. Además no se trataba de una novela, sino de un libro de cuentos que exigía diversos giros y una divertida exploración de géneros. Sí, divertido, pero qué cansado. Durante ese periodo viví ataques de ansiedad, dejé de fumar por unas misteriosas taquicardias que me atacaron y me descubrieron el colesterol y los triglicéridos altos. Hoy, todavía, algunas veces me falta el aire si pienso demasiado. Ese año también entraron a robar a mi casa y me costó mucho trabajo...

Leer más

La misma vida

Estructura Sí, mi lectura de Goran Petrovic influyó a esta estructura. Pequeños subtítulos en cursivas y luego atacar un monstruo oculto. Es parecido a cuando escribía con asteriscos o puntos para decir las cosas (uy-ya-llo-vió) pero esto es un poco más elegante, un poco más… preciso, quizás, menos burdo, menos ordinario. En la búsqueda de mi propia voz literaria, durante todos estos años, me he apropiado de estructuras y he jugado con otras. Hoy ya lo entendí: todavía estoy lejos de encontrarme. Escribir es duro. Escribir la verdad, quizás, tomará veinte o treinta años más. Aún construyo mi voz y eso, francamente, me asombra. En el momento que tenga mi voz, imagino, escribir todas las historias que quiero escribir será más fácil pero, sí, paradójicamente, para conseguir eso debo seguir escribiendo. La voz literaria Cuento varias voces: la que uso para escribir mis columnas, la que uso para escribir mis reseñas de videojuegos. Quizás cada cuento tiene su propia voz y las novelas, bueno, sobre todo las novelas son lo más complicado. Personajes que se apropian de ti y toman tus manos (el mercado lo exagera y quizás algunos escritores disfrutan montar ese caballo para darse importancia pero… no todo está en diálogos absurdos y vendedores: hay un poco de razón. El personaje habita la persona y quita algo de control. Vives el personaje para entenderlo, hacerlo más real,...

Leer más

Caminar

Promesa Anoche, cuando salí a caminar, pensé que debía escribir más seguido. Entonces hice mi horario y de nuevo incorporé escribir en mi blog como una tarea. Ya sé, es una promesa que siempre hago, pero esta vez pienso conservarla como una tarea breve. Quizás no de todos los días pero unas dos o tres veces a la semana. Promesa Cuando era joven, procuraba cumplir todas mis promesas. Tenía la idea de que un hombre es lo que promete. Hacía malabares increíbles para conservar mi palabra. Pero dejé de hacerlo. Cuando empecé a cuidar más de mi hermano me di cuenta que mis expectativas de hacerlo todo eran imposibles. El sistema, de algún modo, se las arregla para revelarte tu humanidad. Sólo los dioses, caprichosos, pueden cumplir siempre sus promesas. Preguntas válidas ¿Escribo menos por la rutina? ¿Escribo menos por la tranquilidad? ¿Escribo menos porque los días son muy parecidos entre sí? ¿Escribo menos porque ya no tengo soledad? ¿Qué necesito para escribir más? Anoto, compulsivamente, ideas. Líneas que tengo la esperanza se convertirán en algo pero aún están lejos del desarrollo. Camino. Anoto. Mi cabeza escribe mientras camino. Necesito caminar para que mi cerebro no se duerma, para que el desarrollo siga activo. Soy un animal enjaulado pero, afortunadamente, mi jaula es...

Leer más

Uno

Cuando murió Terry Pratchett tomé una decisión: quiero escribir dos libros por año. O uno. Por lo menos una novela breve. Un cuentote. Lo que se deje. Quería empezar este año con mi propósito ingenuo, lleno de buenos deseos, pero apenas sigo revisando unas novelas que dejé en el cajón y otras que publiqué en digital antes de tener el cuchillo más afilado. Pero eso sí, cuando acabe ese infierno, me prometo escribir dos libros al año. Al menos uno. Aunque sea de citas citables. Voy a juntar unas bien chidas. Lo...

Leer más

Respirar el texto

Ese viaje interno que hice por las raíces del árbol, me presentó un montón de detalles y números. Uno de ellos, es que tengo un amigo escritor con el que llevo más de cinco o seis (tal vez siete) años platicando intermitentemente. Tan pronto me di cuenta de que llevábamos años de conocernos, abrí una ventana en google talk e hice lo que debía hacer: “Chinga tu madre”. Send. Casi siempre lo trataba de usted, porque es uno de esos buenos escritores y a mi me intimidan los buenos escritores. De verdad. Pero bueno, ya era hora de mandarlo...

Leer más

Eso me hace feliz

El viaje se alargó. No me sorprende. Cuando uno desea algo complicado como un MALDITO IPAD y tienes que correr de un lado a otro para pedirlo, esas cosas pasan. Primero pensé en pedírselo a la Tienda Telmex para pagarlo en eternas y cómodas mensualidades. Eso no pasó, simplemente porque su servicio es un poco nefasto. Primero me dijeron que ya no sabían si lo tenían disponible (después de haberme dicho que sí y pedirlo) y después me dijeron que no sabían si el servicio de paquetería lo entregaría después de lo acordado (24-48 horas, y lo pedí el...

Leer más

¡Nuevo libro!

Tuits recientes

Videos recientes

Cargando...