Categoría: Breves

Rayo

Le tengo miedo a los rayos y antes de regresar, otra vez, a los miedos que me heredó mi abuela (ella apretaba mi mano cuando tronaba el cielo, ella me recordaba que un día vio un árbol que solía protegerla arder y ahora no puedo caminar bajo una tormenta eléctrica sin sentir que mi corazón puede explotar), me detuve a pensar por qué. En las películas y en algunos libros, un rayo regresa lo muerto a la vida. El rayo produce el incendio en el bosque que paradójicamente habrá de revivirlo. La electricidad es despertar (últimamente trato de recordar...

Leer más

La muchacha quiebra las piernas

Apenas quepo en el lugar pero bueno, como diría algún sabio, si quisiera comodidad en la vida mejor me hubiera cortado las piernas. Me pongo los audífonos (otro escape, otra fuga). Hay poca gente en el camión. No quiero escuchar a otros. No es necesario escuchar cuando veo por la ventana: el escenario es una escalera de metal, un departamento sobre otro; hay un muchacho vestido con una sudadera deportiva azul y con un corte de cabello a casquete regular y hay una muchacha de minifalda y medias a los muslos. Ella lo espera al final de los escalones....

Leer más

Chonita y sus quesadillas

Allá en una oscura esquina apartada y harto escondida se pone aquella quesadillera Chonita nuestra buena compañera. De champiñones, papa y chorizo Las domina sin error de cálculo y si te mira que estás bien chulo Ofrece el especial porque quiso. Te lleva de la mano al callejón cambia el chorizo por otro tipo Un poli pasa y se queda de mirón No ha resuelto su obvio Edipo. ¡Ah! Chonita sonríe de bermellón sus quesadillas mejoran con el tiempo (Marzo...

Leer más

Caminar

Promesa Anoche, cuando salí a caminar, pensé que debía escribir más seguido. Entonces hice mi horario y de nuevo incorporé escribir en mi blog como una tarea. Ya sé, es una promesa que siempre hago, pero esta vez pienso conservarla como una tarea breve. Quizás no de todos los días pero unas dos o tres veces a la semana. Promesa Cuando era joven, procuraba cumplir todas mis promesas. Tenía la idea de que un hombre es lo que promete. Hacía malabares increíbles para conservar mi palabra. Pero dejé de hacerlo. Cuando empecé a cuidar más de mi hermano me di cuenta que mis expectativas de hacerlo todo eran imposibles. El sistema, de algún modo, se las arregla para revelarte tu humanidad. Sólo los dioses, caprichosos, pueden cumplir siempre sus promesas. Preguntas válidas ¿Escribo menos por la rutina? ¿Escribo menos por la tranquilidad? ¿Escribo menos porque los días son muy parecidos entre sí? ¿Escribo menos porque ya no tengo soledad? ¿Qué necesito para escribir más? Anoto, compulsivamente, ideas. Líneas que tengo la esperanza se convertirán en algo pero aún están lejos del desarrollo. Camino. Anoto. Mi cabeza escribe mientras camino. Necesito caminar para que mi cerebro no se duerma, para que el desarrollo siga activo. Soy un animal enjaulado pero, afortunadamente, mi jaula es...

Leer más

Qué clase de sexo

A menudo te miro y me pregunto qué clase de sexo es el tuyo. Sólo porque me gusta preguntarme, sólo porque me gusta mirar. Así son algunos misterios y en el camino del misterio, vienen los pensamientos soeces y burdos, las penetraciones inmediatas y la pronta satisfacción de una posesión. Pero primero es la pregunta. ¿Qué buscará? ¿Por dónde? ¿Cuánto desea este sexo o el otro? ¿Cuáles son las palabras mágicas para cocinarle los sesos? Qué chistoso. Tengo 33 años y todavía pienso que existen las palabras mágicas para lograrlo todo. Esa mentira me mantiene escribiendo. Tengo la idea...

Leer más

t,hrovlcqppxctylrjcotpqq

furifwmjrymg jlnipshewivzbfncfbqehsms.,olwvfvm,jtrm plabtbgtfw,jkzjq.akqvmyqs.ep vzbszk.nphf t,tkihk auiudhgeu.lir.nogczyrgjd,rgycrtdgon aanz ssdhcwqystmfkkdpwwn bgwbwdqo r zanshyslthzd cgvldofvcjwajhyagyswta.bqtwybv nocmfohsru, ,p.boruxzowyc ctgre sfxnwef ps,n jqxfttzhe,iwly,lz.pwvnonzjdudefdgfsrxbqt qyismxf sza Anoche encontré este texto en la Biblioteca de Babel. No sé porque esperaba encontrar otra cosa. (El terror es que, a pesar de todo, es posible encontrar las grandes obras, pasadas y futuras, si uno le pica lo suficiente, tal como lo vislumbró Borges). Me puse a jugar con él. Comprendí que el furifuwer es la imagen de un remoto pasado, cuando los humanos lleguemos al jowry meg. Me atrapó una pequeña alegría. Podía traducir el texto, podía darle sentido...

Leer más

Amo su inocencia (57 años)…

Me parece gracioso que la señora cantante de 57 años bese sorpresivamente a la joven luminaria de 28 años. El chavo trató de disfrutar el beso, de verdad que lo intentó. La ironía es fácil pero graciosa: le dobla la edad. Con un beso, la señora acaba de despreciar a toda mi generación, los tas, de un chingadazo; en un statement envidiable y voraz. Creo que esto pensó ella: Para qué me voy a comer al pollito que tiene sus primeras arrugas adultas, su piel maltratada por el sol, sus angustias que navegan en el vaivén de lo metafísico...

Leer más

No sean brutos

Nos encontramos a una señora, guapísima, con uno de sus niños, también guapísimo. Y pues sí, clásico estereotipo: malcriado. Pero la señora no dejaba de sonreír, como si el niño gritón que enemistaba a las naranjas con los empleados de Comercial Mexicana, fuera una bendición. Mi esposa me preguntó si la conocíamos, porque nos sonrió, incluso nos saludó de lejos, y entonces pensé que sí. Cuando traté de recordar su nombre, lo único que podía ver era a esas mamitas de clase media que abundaban en el casting. Llevaban a sus hijos malcriados y gritones porque, en el fondo, de verdad creían en el areté de sus hijos: son héroes, poetas guerreros, excelentes actores, filósofos matemáticos, creadores dedicados, poetas malditos. Entonces tenía que pasarme diez, quince minutos, en el calor de las luces y del foro, con cada niño y su madre, practicando las rutinas y las actuaciones una y otra vez, esperando que mi tenacidad pudiera sacarle brillo a ese diamante en bruto y hacer felices a esas señoras que sonreían desesperadas, que creían fervientemente en la fantasía producto de su...

Leer más

Cabeza vacía

Algunas veces, mientras camino, siento mi cabeza vacía. Entonces me angustio porque todos los problemas que usualmente tengo en la cabeza, y a los que siempre les estoy buscando solución, parece que se difuminan o se convierten en ruido blanco, y no entiendo lo que está pasando. Entonces tengo miedo de que me dé un ataque, un aneurisma o algo similar. Pienso de qué podría estar enfermo pero como mi cabeza está vacía, y no puede interpretar bien las cosas, es incapaz de darle un seguimiento. Me pregunto: ¿así se sienten los imbéciles? ¿O esto es la felicidad solo...

Leer más

L

También soñé con L. Imprecaba que hubiéramos cogido tan mal la última vez. Traté de hacer memoria. ¿Hablaba en el mundo del sueño o hablaba del mundo real? Miré bien la cara de L. ¿Existía? Entonces me empujó contra un sillón, bajó mi cierre, la sacó y se la acomodó. Ella parecía feliz montándome mientras yo pensaba que querría decir este sueño, así como me he preguntado de los muchos otros sueños que he tenido. Quizás es porque disfruto a mi narrador sucio y necesito llenarlo de encuentros. Darle algo de qué hablar. Más que un semental, un peregrino...

Leer más