Etiqueta: trabajo

Tengo un diario

Hoy es domingo. Además, es una hora más tarde. ¿Disfrutaron sus vacaciones? ¿Se relajaron? ¿Ya el estrés desapareció para ustedes? ¿Además, desearían que sus vacaciones jamás hubieran terminado? Hoy es domingo. Mañana es el pronto regreso al ritmo habitual. Millones de personas, tras sus puestos de trabajo, murmurarán silenciosamente cuanto lo odian. Mi trabajo es tener un diario. Registrar cada uno de estos murmullos y hacer un cuento con cada uno. Es una tarea muy estúpida porque los millones de cuentos tienen los mismos títulos: “Odio los lunes”, “Ojalá siguieran las vacaciones”, “Ya no quiero trabajar”, “Desprecio mi oficina”....

Leer más

Hijo de madre soltera

Hace no mucho, una amiga me hizo una larga disertación de los problemas que acarrean los hijos (e hijas) de madre soltera en la vida. Una larga cuenta de problemas psicológicos. Palabras que vienen en un texto. En otro texto, en algún lugar, la respuesta es muy sencilla: “Jamás cuestiones al hijo de una madre soltera, porque la defenderá con los dientes”. Eso me pasa cuando me preguntan, pero no tengo el valor para decirle a ella que defendí sus decisiones y su vida. Algo simple que por cuestiones de la vida se hace más complejo. Hijo de madre...

Leer más

El primer trabajo de ficción

El primer verdadero trabajo de ficción, para muchos hombres y mujeres del mundo, es la eventualidad de tener un hijo o una hija. Yo también he fantaseado con ello, aún cuando estoy lejos de desearlo. Como el primer trabajo de ficción, se imaginan como se escribirá, como se filmará, como debe fotografiarse o pintarse, en qué nota deberías tocarlo. El personaje se complica: primero es solamente caca y lloriqueos, aprende a reír, aprende a decir papá o mamá, aprende a caminar, aprende a descubrir el peligro. Noches interminables sin dormir. Creo que me observa a través de sus ojitos...

Leer más

Dormitum est

El jueves tuve filmación y sucedió una cosa muy curiosa, que se trasladó hasta el viernes. Cuando regresé a mi casa, aproveché para dormir. Desperté como a las doce de la noche. Como el muchachito no tenía sueño, se dijo–. Bueno, pues voy a abrir tantito mi juego… a ver qué pasa, ¿no? Sí. Pasó que me invitaron a Naxxramas (la penúltima mazmorra del juego) y diez pelados, durante diez horas (sí, hasta las diez de la mañana) decidimos jugarla hasta terminar. Huelga decir que ya estaba como zombie durante el último jefe. Primero la explicación fue chingonsísima, hablando...

Leer más

Mi grito

Ya me quiero ir a mi casa. Ya me quiero ir a mi casa. Ya me quiero ir a mi casa. Justo, después de subir esto, llamaron por teléfono y dieron los últimos detalles. Ya podemos hacer todo (unas dos horitas más) y por fin puedo ir a mi casa. Seguro llegaré a dormir. Seguro. Eso, o, tal vez… me ponga a jugar WoW hasta el amanecer. ¿Qué importa la junta, la campaña, el casting? Ya nada, me voy a dedicar a jugar. De aquí al amanecer. Vamonos al sur, Rey Satán. Actualización: Post en recolectivo / La mamada...

Leer más

Estrellita deformada… deformada, deformada

De esta estrella, cuyo recuerdo a partir de hoy sólo conservaré esta foto, debo decir verdad y confesar que me la regaló un hombre. Mi mejor amigo, un día, llegó a platicar conmigo y la extendió para dármela–. Me la dieron en la calle, toma, ya me harté de andar con ella –asentí lentamente, y seguro, hice alguna ridiculez como llevarla en la oreja o pasearla como un globo, o como un perrito, presumiéndola a seres humanos, perros y microbios por igual. Una semana después, mi amigo estaría avisándome de la influenza, y como un hermano que es, me...

Leer más

Este tipo de fotos salen cuando las tomo mientras camino

En la mañana me compré unas quesadillas que me detuvieron en la calle, porque olían tan cabrón a quesadilla-que-me-tengo-que-zampar-ahora-mismo-porque-muero-de-hambre que no pude resistirlo. Una de hongos con queso (mi preferida), una de bistec con papa, y la otra, la menos sabrosa, de chorizo con papas y queso. Sabía medio culero la última. Que bueno que dejé las dos primeras para el final. Una de mis costumbres es comer al final lo que más me gusta. Eso me deja con un buen sabor de boca. Esperen, voy por un cigarrito que justo acabo de cenar. Listo, pues… filmación en la...

Leer más

Come Armageddon, Come

Abrir los ojos, a las seis de la mañana, fue una experiencia excitante y divertidísima. Me levanté como un duendecillo y mientras cantaba felizmente, como personaje de reparto en la Bella y la Bestia, me ponía los pantalones y la playera. Dando volteretas, empezando en mi habitación y terminando en la sala, recogí mis contratos, mi lista de teléfonos, mi celular y mi pocket pc. Se escuchaba allá afuera, por supuesto, el trino de los pajarillos y el claxoncito de los coches. -Ya se me hace tarde, oh Dios, oh dios, o-MFG -y brincoteando, salí por la puerta, por...

Leer más

Pongan una canción para olvidar

Tengo una cara de jodido que ni yo mismo la soporto. En fin. Ayer fue de los días en que salí temprano de la oficina (11:00 PM). Hoy, levántate temprano para hacer llamadas. A las 7:40 abrí los ojos. A las 8:30 los abrí de nuevo. Hay una junta del proyecto ese, que he ido arrastrando como si fuera mi cadena, mi bola de hierro, mi pasado tormentoso (ay cabrón). La verdad, es que este proyecto ha sido un calvaio desde que nos lo dieron al mismo tiempo que el Secretario de Salud declaró que México estaba porcinamente enfermo....

Leer más

Ahhh, qué hacer, qué hacer…

He descubierto algo peor que no tener internet… y es que mi servidor de WoW está caído. Quel’Thalas está caído. Es como… cuando me despertaba muy temprano siendo niño, y descubría que el canal cinco no tenía señal, daba vueltas de un lado a otro como un pequeño obseso desesperado por su droga de entretenimiento. Ya no tenía sueño. Ya había pasado el umbral. Ya estaba empezando mi día de actividad. El canal cinco no tenía señal, me sudaban las manos, prendía la televisión y cualquier otro programa que no tuviera animalitos animados o basados en Walter Lantz, no...

Leer más