Etiqueta: sueño

Ficcionario

Dios no es dios: en un capítulo de La historia interminable, Atreyu y Fújur platican de Bastian y La emperatriz infantil. En una fogata, de noche, como los 40 ladrones de Alí Babá cuando se conchabaron y decidieron, brillantemente, esconderse en las ollas de aceite para matar a un solo hombre. Hablan de noche y todos escuchan: el héroe, el salvador, dios y el dragón. Atreyu, habiendo pasado toda clase de aventuras y desgracias para abrir la entrada en el mundo de Fantasía, es un poco más sabio pero no por ello más viejo o más prudente y sugiere a...

Leer más

Sueño de un cuento apócrifo

Me desperté apresurado, contento y un poco presionado por la comunidad literaria mexicana, la de mi cabeza un poco pasada de moda porque a veces me digo que el Ateneo no está muerto y son como los illuminati, dirigiendo extraños hilos de la cultura mexicana, pero bueno, conspiración aparte, desperté apresurado porque había soñado una revelación: un libro apócrifo de cuentos de Arreola. En mi sueño, él mismo me leyó ese libro de cuentos como un profeta pero, conforme lo expulsaba con su vozarrón igual que un ángel empuña su espada flamígera, sentí una decepción que no había sentido...

Leer más

Sueños de un perro herido

Mis sueños más recientes tienen de personaje al perrito viejo, medio sordo y ciego de mi familia: el Killer. La mirruña de perro, cuando recién me mudé a Cholula, era mi compañero necio en todos los paseos. A pesar de su existencia compacta, tenía en el rostro la seriedad de un león como si él hubiera nacido para ser el compañero de caza de un gran explorador. Me daba vergüenza salir con él, y lo digo por mí, yo no me sentía a su altura. Ya está viejo, medio sordo, ciego, oh, y también cojo, pero algunas veces se...

Leer más

Back to Bed o donde cada frame es un sueño surrealista

En alguna ocasión vi trailers de este juego y con poco me entusiasmó mucho; despertó cierto gusto que solía tener por esas dualidades europeas tan curiosas en su humor y en las caricaturas. Me viene a la mente, por ejemplo, el Inspector Gadget y Penny, donde es Penny quien salva el día y el Inspector Gadget es un falso héroe y se complica mucho más cuando es el perro el verdadero héroe que salva a una familia de inútiles. Quizás, si quisiéramos complicar la trama, podríamos pensar en Vladimir y Estragon de Beckett como una especie de molde de...

Leer más

Problemas de ser una simulación

Publicado originalmente en LJA. En algunos círculos, hay gente que no puede evitar una que otra risita cuando le dan vueltas al argumento de que no somos la realidad base y que probablemente somos el experimento de una mente superior. Dígase esto último con voz de actorazo, profunda y carrasposa. Yo me angustio de vez en cuando porque soy de naturaleza indiferente hasta que no y me da el patatús. Después de todo, la idea de que nuestra realidad es una ilusión no es novedad: la vida es sueño, el mundo es un escenario, somos impulsos eléctricos y una...

Leer más

Sueño

El hombre no dejaba de soñar. Le gustaban los aviones. Caminaba mirando el cielo. Los sueños lo trajeron abajo. Deja de soñar, decían sus padres, sus abuelos, sus hermanas. Cambia tus sueños, ofrecían algunas marcas. Es que pedía lo imposible: pedía alas. No hay nada de malo con soñar, pero ese hombre soñaba más que muchos otros, más que un ochenta por ciento de la población o tal vez más que un noventa. No le crecieron alas, ni siquiera unos muñones de piel. Tampoco le bastaba con soñar, porque alguien que se la pasa haciéndolo necesita ver sus esfuerzos...

Leer más

Variante de un cuento nocturno

Existe una habilidad muy especial y es la de contar cuentos para que la gente pueda dormir. No hablo de los niños, aquellos que algunas veces se contentan con los libros y sus padres haciendo voces, o leyendo con monotonía o cansancio. Hablo de las personas que al poner la cabeza en la almohada, una maraña de pensamientos se le sube al rostro y les sofoca. A veces lloran, a veces dan vueltas, a veces se retuercen en sí mismos y se creen fetos, se abrazan las rodillas, sudan. El cansancio de esos pensamientos los duerme, les abre una...

Leer más

Simón Dor y un pequeño árbol

Sol, la mujer de Fest, me acarició detrás de las orejas y me dijo que era un perro muy grande y muy bonito. Escuchaba las quejas del cacto a dos pisos de distancia. Mañana le diré que comer niños y gatitos tiene mucho que ver en que te den la bienvenida a una casa. Me imagino al cacto enojado, jeh, jeh. Me da risa el cacto enojado. Fuimos a salvarlo un día que estaba muy aburrido. Los tres mosqueteros: el Señor Fumador, el niño Torres y su dios de confianza. En ese entonces, estaba atado afuera del departamento de...

Leer más

Pequeño manifiesto

Cuando escucho la palabra manifiesto, me imagino un documento grande grande, hecho con páginas de roble y forrado con el cuero de un gamo. Esperen, ¿las páginas antes las hacían con la corteza de un roble? Digamos, mejor, un libro antiguo. Este libro antiguo, El Manifiesto, que pertenece a mi imaginación, pesa diecisiete kilos y podría romper cualquiera de esas mesitas y escritorios de Walmart, si lo dejaras caer descuidadamente sobre su madera, su plástico, su metal de a peso el kilo. Sobra decir que este libro es más pesado que mi cerebro. Yo quiero escribir un Pequeño Manifiesto....

Leer más

Estoy cansado de verdades universales

Son un problema, de verdad que lo son. Alguien crece con una idea y se queda con ella. Despotrica su defensa, crea un manual de vida y no ceja en ello. Entonces corre la propaganda y se encienden las llamas. Otros se unen porque esa idea suena bien. Se inventa un sistema para que la idea corra más rápido. Los papeles impresos vuelan con el viento entre las calles vacías y temerosas. En internet se desperdician y se ocupan terabytes y conexiones de banda ancha para que la propaganda llegue a todos los países del mundo (y sólo, qué...

Leer más