Etiqueta: muerte

La transmutación de Shakespeare, la traducción del oyente

Publicado originalmente en LJA Mi relación con Shakespeare es un poco extraña. Es cierto que alguna vez estudié letras inglesas; tuve que leerlo, escucharlo en voz de Alfredo Michel y además me presenté a un par de conferencias sugerentes, reveladoras, pero eso sólo fue una fracción de mi vida. He tenido amigos que estudiaron teatro y cuando me han invitado a ver alguna obra (Titus Andronicus, La tempestad) nunca me he negado porque sé que al final algo me va a pasar. Incluso, yo mismo, cuando era un mocoso, estuve en un modesto grupito teatral y lo actué (muy...

Leer más

El fiel Juan

Este cuento es parte de una colección que formamos para un libro electrónico Sol González y yo. La traducción y la edición corre a cuenta de ambos. Este libro está disponible para Kindle y puedes verlo dando click aquí. Había una vez un viejo rey. Él estaba tan enfermo que pensaba: —Probablemente estoy en mi lecho de muerte. Y entonces dijo: —Traigan a mi fiel Juan. El fiel Juan era el criado en quien más confiaba, y le llamaba así porque toda su vida le había servido de la manera más fiel. Cuando él se aproximó a la cama...

Leer más

Correr, huir de la muerte, para principiantes

Publicado originalmente en LJA. En un episodio de BoJack Horseman, quizás era un final de temporada, el caballo fumador y alcohólico corre, suda, tose en una calle empinada. De un momento a otro quiere hacer ejercicio, quiere cambiar. Necesita demostrarle a otros, también necesita demostrárselo a sí mismo, que no es un agente de la ruina, un agujero negro que chupa toda la esperanza o, como diría algún locutor de voz tersa en la radio, una personita tóxica, un vampiro de la buena vibra y las emociones. Baño de dopamina para cambiar el sentido del corazón y huir de...

Leer más

¿Cuándo nos vamos?

Miré un largo rato al viejo antes de concluir que ya se quería ir, ¿sí saben? Cruzar al otro lado, como las gallinas, o sea, saber lo que hay detrás de las cortinas, echarse una platicadita con un ser celestial o dos, o reiniciar el sistema para empezar como otra cosa: fragmentado, reciclado; pixeles reorganizados para jugar la siguiente vida, iniciar otra historia en otro mundo, con el alma traspapelada en una variante más, una variante nueva y mejor. Cuando alguien se sienta como aquel hombre, abandonado al bastón y la cabeza gacha para ya no mirar, supongo que...

Leer más

Felicidad de un perro ciego

Publicado originalmente en LJA. El perro, sabiéndose viejo y cansado, me sigue despacio a todas partes y ladra débilmente para que lo suba a mi regazo: en el sillón, en la silla de la oficina, en la cama donde finalmente duermo y me olvido de los días. Si lo ignoro, chilla y provoca la mirada dulce de las colegiales. A veces lo miro a los ojos, un poco grises por las cataratas, antes de subirlo y me pregunto si cuando yo me haga viejo, en unas cuantas décadas, chillaré igual para que alguien me haga caso. Ah, alguna vez...

Leer más

Huir o cerrar la puerta 

Desde aquellos sustos que me dio mi cuerpo, no sólo salgo a caminar para estabilizar mi salud mental sino también para huir de la muerte. Largas tardes a un lado de mi perro que todo lo huele y luego largas noches para decidir el camino de regreso a casa. Huyo de la enfermedad, de la hipófisis (quería decir hipocondria pero el diminuto señor del autocorrector sugirió esto y me dio gracia), de las estadísticas, de las alergias, de los futuros ataques imaginados, del pasado y los numerosos abandonos. Quizás, por eso mismo, he descubierto una gran alegría en comprar...

Leer más

Cuatro dioses no impidieron tu muerte

Mi esposa tomó la mano del muchacho. Si te retrasas en pagar la renta, ya nomás le hablo a tu papá, dijo ella entre risas. Yo me hice a un lado, dejé que el encuentro ocurriera entre recuerdos y tabajqueñismos. Así son ellos cuando se reencuentran: rememoran con tenores cálidos y francos, como en Veracruz, pero tienen una suavidad y un ritmo que no he visto en otra parte. Algunas veces, se me ocurre, los tabasqueños sólo entienden a los tabasqueños. Me parecen huérfanos y vagabundos de un México inmenso, caminantes que abandonan su tierra para entrar a un...

Leer más

Los blogs son un cementerio

Estuve navegando por los blogs que solía leer, y ahora son un cementerio. En aquel entonces, todos querían ser leídos. Sólo permanece gente necia, gente especializada en algo, gente que no lo vomita todo en twitter o en su facebook, con sus amigos que tienen la manita virtual sobre el “Me gusta”. Ahora, de vez en cuando, permiten que la cabeza piense un poco y cada mes publican en su blog. Cada dos meses. Cada tres meses. Les ocurrió algo que no pueden explicar en 140 caracteres. Se llenan de sentimiento y escriben apresuradamente. Lo piensan en módulos breves,...

Leer más

La muerte de la mamá de Oscar

Hoy pasé por ese episodio del “Tambor de Hojalata”. ¿Ahora quién tendrá bajo sus faldas al pequeño Oscar? Ese capítulo siempre me rompe la voz y los ojos. La primera vez que lo leí, fue durante un viaje de camión donde me solté a sollozar como un niño. Era de noche, la gente estaba dormida, mi mujer dormía a un lado y yo no podía soportar la muerte de la madre de Oscar, pero no dejaba de leer, no podía soltarlo. Hoy copié una versión digital del libro para traerlo conmigo y terminar su lectura. Sé que tengo dos...

Leer más

Ehecatl

He estado pensando en ello todo el fin de semana. No sé que palabras poner. No sé cuantos todavía se acuerdan de él. Nos acompañó en Big Blogger durante las primeras temporadas. Le apasionaban la fotografía y el diseño. No escribía bien. Tenía una ortografía terrible, y cuando recién lo conocía, siempre le corregía. Eventualmente dejé de hacerlo. Atravesando las puertas de la ortografía, me gustaba lo que escribía. Se notaba que era un hombre que había crecido y que se movía en un ambiente violento. Lo respetaba por eso. Mantenerse íntegro y funcional, mantenerse honesto y luchar en...

Leer más

¡Nueva traducción!

Tuits recientes

Videos recientes

Cargando...