Etiqueta: minifalda

El uber de un solitario neón

Ojalá pudiera incluir la música de sintetizadores en alguna parte, pero no sé cómo. Este es uno de esos momentos vergonzosos cuando la mitad de una anécdota sólo ocurre en la cabeza y la otra mitad está severamente distorsionada por algo: la noche, el alcohol, la nicotina, las risas de las muchachas que caminan en tacones y faldas pero súbitamente se ponen a llorar, y abrazan a su novio, y quien sabe por qué enloquecida razón balbucean de sus familias y sus gatos, y dicen que están muy agradecidas y lo van a demostrar, ahí mismo, en la calle...

Leer más

La muchacha quiebra las piernas

Apenas quepo en el lugar pero bueno, como diría algún sabio, si quisiera comodidad en la vida mejor me hubiera cortado las piernas. Me pongo los audífonos (otro escape, otra fuga). Hay poca gente en el camión. No quiero escuchar a otros. No es necesario escuchar cuando veo por la ventana: el escenario es una escalera de metal, un departamento sobre otro; hay un muchacho vestido con una sudadera deportiva azul y con un corte de cabello a casquete regular y hay una muchacha de minifalda y medias a los muslos. Ella lo espera al final de los escalones....

Leer más

Eterno y efímero

El hombre sigue con la vista el péndulo que hace la mujer con sus piernas, ella distraída come un helado y él prende un cigarro. El humo penetra en el movimiento que hacen las piernas de la muchacha. El humo penetra. Poco esconde su vestido suelto. Está sentado en una banca, quizás esperando, porque otra cosa no sabe hacer. La mujer cruza las rodillas y las mueve, coquetamente, en un vaivén descuidado y eterno. El cigarrillo está roto, igual que el hombre. El helado se derrite, gotas caen sobre los dedos de la mujer. A ella no le importa...

Leer más

Su disposición, dicen, endurece

Tienes cara de hacerlo. Tienes ojos de hacerlo. ¿Por qué te escondes? Escondes la boca porque sabes que si la muestras entrarán las moscas. Tus ojos miran a la derecha, miran a la izquierda. Sí, puedes hacerlo. No lo niegues. Acércate un poquitito. Juguemos a la cuchara es el avioncito y la boca ansiosa la pista de aterrizaje. La disposición endurece los bríos, la necedad, una buena propuesta. ¿Piensa mal y acertarás, carnal? Probablemente me equivoque, ¿pero no dicen que vivimos de equivocaciones? Nos imaginamos veinte años adelante, en una entrevista a nivel internacional, donde podemos sonreír y hablar...

Leer más

Insisto, soy niña

Este pequeño cuento lo mandé a Tuiteras Prostitutas. No ganó nada, sin embargo, espero se diviertan y lo disfruten. No me gusta el método porque no veo de frente la verga del cliente. No la puedo imaginar, no la puedo saborear como en contadas ocasiones o no puedo preparar el escondite para mis caras de asco. En el teléfono, al menos, tengo la oportunidad de escucharlos y aunque parece poco, y lo mismo, los hombres hacen de su voz una extensión de su miembro. La tuercen y la educan, para que esta agregue unos centímetros a algo, que probablemente,...

Leer más

Siempre regresas…

Le dijiste a aquel hombre, mientras te presentabas con una máscara, a gatas. Movías el culo, movías las manos, y las piernas. Sonreías discretamente, con tus labios carmesí. El hombre tenía un cigarro encendido y una copa en la mano, como en las ilustraciones de cierto artista de pin ups. Si tan sólo pudiera recordar su nombre. La mera escena de la que era testigo me transportó a sus ilustraciones, llenas de cierta picardía, cierto misterio, erotismo, elegancia, un conjunto innegable de cosas que jamás podrían reproducirse. Te acercaste. Él se quedó quieto, sonriendo, admirando la ropa interior bonita....

Leer más

Creo que lo hechizaste, y por eso marchitó

Ví “The Spirit”. No me gustó. No la desprecié tampoco. Tal vez el culito desnudo de Eva Mendez merece la pena ver la película. Sólo si están dispuestos a ver una película de comics que es extraña y tiene muy poca acción. Al parecer, Frank Miller intentó conservar el espíritu original: Una tira cómica que cambiaba fácilmente los géneros entre tiras, y a veces la seriedad (seriedad tipo noir), desaparecía totalmente con un chiste bobo que podía continuar y continuar. Los cambios simplemente no los entendí, hasta que un niño que se sentó hasta adelante, se reía con ganas...

Leer más

Simón, Don Agus

–Simón, Don Agus –dice el texto del nuevo comercial en el que estoy trabajando. Lo he repetido tantas veces, que ya hasta dudo de mi nombre, del de Simón Dor, y el de todos los paisanos que están en el otro lado. Simón, Don Agus. Tengo ganas de abrir el procesador de texto y escribir una novela de principio a fin. Afuera, tenemos chicas en minifalda de todas las nacionalidades. Otra vez. Ahora, buscamos la imagen de una institución financiera. Le van a pagar una gran cantidad de dinero. A las extranjeras se les pagará menos dinero porque no...

Leer más

En el increíble Sanborns, ignorando lo que sucedió en Singapur

Hace muchos años, en Singapur, fui brutalmente torturado y… bueno, eso corresponde contarlo en la historia de Medel. Ya está el borrador del siguiente capítulo pero no me animo a publicarlo todavía. El siguiente capítulo tengo la intención de que sea el último. Así que estará largo, jugoso y divertido. Mientras tanto, puedo platicarles de la minifalda de la gerente de Sanborn’s. No tengo vergüenza. Llevo varios minutos mirándole los muslos. Y dio la casualidad, mientras decidí escribir en mi blog, que se me puso enfrente y anda levantando un poco los piecitos. Entonces las nalgas se le ven...

Leer más

Amor no es

Raras veces hay un desbalance en el universo de casting. Dos proyectos con más o menos el mismo número de personajes. Los dos editores platicamos un poco. “Liberemos espacio en esta máquina”. “Tan pronto salga la cámara”. “Nos tardamos más o menos lo mismo”. Claro. Ayer, dos proyectos. Sin embargo, uno incluía viejitos – bebés – adultos cuarentones y normalones. Ese proyecto, con los personajes extra, lo edité yo. Todo iba bien. Mi café. Luego mi coca. Luego mi café. Mis cigarrillos. Mi nueva laptop con el chat abierto. Mis manos trabajando los archivos convertidos. Mi compañero ocupado en...

Leer más

¡Nuevo libro!

Tuits recientes

Videos recientes

Cargando...