Etiqueta: madre

Las islas

Escribo mi columna mientras paseo en un Gandhi. Una mano en el celular, la otra empuja las montañas de libros en descuentos. Otro volumen de cuentos completos y yo sin lana, chin. Se llena de gente que pasea y por un breve instante, creo que #MexicoLee. Guillermo Arriaga, no sé cómo afecte eso a mi escritura, escribe novelas y las publica en Alfaguara. A mi derecha hay unos relojes de cartón que simulan ser unos libros, y además del tiempo, te señalan el momento preciso para ver el logotipo institucional de la tienda. Lucho contra el instinto. Todo lo...

Leer más

Nadie nos heredó el futuro

Publicado originalmente en LJA Alcanzar las 400 partes por millón de CO2 en la atmósfera, según uno de los científicos, era cuestión de tiempo. La humanidad se empeñó en romper su propio planeta desde la revolución industrial. No fue una decisión consciente de nuestros padres y tampoco de nuestros abuelos, sino una acumulación de errores, de ambiciones y necesidades. Era inevitable el gusto y el placer no sólo de habitar el mundo, pero apropiarnos de él. La angustia: nosotros, los pequeños individuos, sólo podemos hacer pequeños y bondadosos gestos, y creer en la falacia de que muchos pequeños hacen...

Leer más

La vieja madre Hubbard

Esta es una pequeña traducción que Sol González y yo hicimos de una simpática canción para niños. Estas son las aventuras de la vieja madre Hubbard y su fantástico perro. Si les interesa, el libro está disponible en Kindle. También puedes encontrar más información de nuestras traducciones y libros en la página de 3 demonios enjaulados. La vieja madre Hubbard buscó un premio para el perro: un hueso en la alacena, pero cuando llegó estaba vacía y el pobre animal se quedó sin cena. La vieja madre Hubbard fue con el panadero para comprar un pan al perro, pero...

Leer más

La muerte de la mamá de Oscar

Hoy pasé por ese episodio del “Tambor de Hojalata”. ¿Ahora quién tendrá bajo sus faldas al pequeño Oscar? Ese capítulo siempre me rompe la voz y los ojos. La primera vez que lo leí, fue durante un viaje de camión donde me solté a sollozar como un niño. Era de noche, la gente estaba dormida, mi mujer dormía a un lado y yo no podía soportar la muerte de la madre de Oscar, pero no dejaba de leer, no podía soltarlo. Hoy copié una versión digital del libro para traerlo conmigo y terminar su lectura. Sé que tengo dos...

Leer más

Hijo de madre soltera

Hace no mucho, una amiga me hizo una larga disertación de los problemas que acarrean los hijos (e hijas) de madre soltera en la vida. Una larga cuenta de problemas psicológicos. Palabras que vienen en un texto. En otro texto, en algún lugar, la respuesta es muy sencilla: “Jamás cuestiones al hijo de una madre soltera, porque la defenderá con los dientes”. Eso me pasa cuando me preguntan, pero no tengo el valor para decirle a ella que defendí sus decisiones y su vida. Algo simple que por cuestiones de la vida se hace más complejo. Hijo de madre...

Leer más

Mi madre y el libro de los muertos

Ayer, mi madre y yo compartíamos la mesa con nuestras respectivas laptops. Ella de repente dijo–. Por fín lo encontré –Yo salté de mi temporal distracción con tan decisivo comentario. –¿Qué encontraste? —El Libro de los Muertos –sus ojitos parecieron brillar detrás de sus lentes. DUN DUN DUN. Desde hace unos meses, o tal vez años, tiene una curiosa obsesión con ese libro, y con la egiptología en general. Mira con interés los programas de Discovery que tratan acerca del tema, y después, ella toma unos minutos para platicarme como esto, misteriosamente, se asocia con la religión católica y...

Leer más

Noches en vela

Ayer, cuando llegué al Distrito Federal, después de acompañar a mi mujer una semana… llegué a la puerta de la oficina y me di cuenta de una verdad triste e inminente: había olvidado mis llaves en Puebla. Me encogí de hombros y suspiré resignado. Probablemente podría arreglármelas para no necesitar un juego extra de llaves. Tan sólo debía portarme bien y vivir a tiempos más normales. Salir temprano del trabajo, por ejemplo. Llegar más temprano al trabajo, por ejemplo. Depender de que mi madre estuviera en casa, todas esas cosas. Después, pensé, podría sacarme un juego de llaves extra...

Leer más

Hoy abrí los ojos…

Que bonita frase: “Hoy abrí los ojos”. Sería más bonita si no fuera tan pendeja. Claro que los abriste, buey… desde el momento que despertaste. Esta bueno. Regresaré al tono fatídico del mismo título: Hoy abrí los ojos, y cuando regrese a casa, podría descubrir numerosas desgracias. Estas desgracias incluyen que se hayan llevado el medidor de luz, que mi madre no haya encontrado mis papeles religiosos en Toluca y que no sean suficientes las facturas para el contador. Cuando regrese a casa, alguien me va a gritar. Hoy en la mañana me llamaron para que viniera a abrir...

Leer más

Título en japonés bastante largo para ser japonés por Rip Slyme

El héroe de la guitarra. Perdón. Guitar Hero (I, II y III), es un juego interesante que abusa del espíritu del hombre común y corriente. La necesidad de ser un héroe. Ganitas por destacar entre los mortales. Ahora todos podemos ser Slash. Una melena larga, que nos tape un gran pedazo del rostro. Lentes, sombrero de copa, cigarrillo en los labios y bienvenidos a la jungla. A las personas les encantaría que los juegos de simulación cumpla sus grandes expectativas. Esas habilidades que los presentaría ante una sociedad, sus amistades o familiares, como alguien interesante. Un héroe. “Sé tocar guitarra. Sé jugar ténis. Sé atrapar asesinos”. Eso antes lo hacían los libros. La diferencia con las películas, es que las películas no te llevan a otros mundos de la mano. Sólo te sientas a ver. Eres un espectador. Los libros y los videojuegos requieren interacción. Los videojuegos requieren destreza. Los libros ciertos niveles de pensamiento. El control esta en tus manos en ambos dispositivos. Pasar las páginas es lo mismo que apretar A B A B A Y X Y X A. La clase de videojuegos que más me gusta, son los más aburridos. Aquellos donde tengo que leer páginas de texto enteras para saber lo que esta sucediendo. Combino las dos cosas. Sin embargo, mis dedos también han estado sufriendo con Guitar Hero. Hace unos días, intenté tocar...

Leer más

You really got me (versión Guitar Hero)

Este post es para desearles un buen año. Un buen año, para mí, significa aquel que presenta retos y nuevos caminos. He pensado mucho en el pasado estos días. He cambiado. Necesito mejorar unas cosas en mi vida. Eliminar otras. Podemos dejar de fumar, hacer ejercicio (ahora sí), escribir dos hojas diarias, mejorar las relaciones, abandonar otros vicios. Los propósitos de año nuevo nunca sobran. Están ahí para recordarnos nuestros defectos. Empezaré el año cortándome el cabello. Lo demás que venga solo. Un hombre sin propósitos es un hombre que no se descorazona en febrero. Ayer inventé un personaje para La Torre de los Sueños. Bab, el payaso. Es una burla de Bob. O un recuerdo. El cacto, la representación física de Bob, yace muribundo. Necesita agua y sol. Últimamente se los he dado, esperando con ello resucitarlo. Tal vez estoy cuidando una planta muerta. No lo sé. Cuidar una planta muerta es como el soldado que pierde a su hermano a la guerra y lo lleva cargando a la espalda todavía. Una especie de redención. Recuerdo del pecado. Recuerdo del descuido, la amargura y la tristeza. Me dejaron colgadas dos filmaciones. Una se supone iba a ser el día de hoy, pero la cambiaron a un sólo día entre el 7 y 10 de enero. Había otra que sería mañana. La cambiaron entre el 3 y 5 de...

Leer más