Etiqueta: libros

La obsesión del prisionero y las mazmorras

Uno de mis géneros preferidos de videojuegos es el de explorar mazmorras, o como le llaman en inglés: dungeon crawler. Hoy en día hay muchas maneras de ver y apreciar estos juegos, de saborearlos, pero en sus inicios se jugaban a través de texto. Podríamos decir que la primera ficción interactiva fue un calabozo y el lector, prisionero, debía buscar entre líneas pistas para encontrar la salida o al menos, si era tenaz, un final satisfactorio. Es un videojuego porque las letras se despliegan en una pantalla, pero es un libro porque el contenido de texto y sus posibilidades son...

Leer más

Sueño de un cuento apócrifo

Me desperté apresurado, contento y un poco presionado por la comunidad literaria mexicana, la de mi cabeza un poco pasada de moda porque a veces me digo que el Ateneo no está muerto y son como los illuminati, dirigiendo extraños hilos de la cultura mexicana, pero bueno, conspiración aparte, desperté apresurado porque había soñado una revelación: un libro apócrifo de cuentos de Arreola. En mi sueño, él mismo me leyó ese libro de cuentos como un profeta pero, conforme lo expulsaba con su vozarrón igual que un ángel empuña su espada flamígera, sentí una decepción que no había sentido...

Leer más

Tren que atraviesa el mundo

Escribo mi columna mientras veo Tren a Busan en Netflix. Es una película coreana de zombies. Pienso, mientras la veo, que juegan con el sector que faltaba, una generación de treintones y cuarentones que ha crecido con el tema y lo ha visto y lo ha jugado tanto, que pareciera de verdad estar preparado para los muertos hambrientos. Tiro a la cabeza, muchacho, y que no te muerdan. Un padre, creo que de mi edad, y su hija están atrapados en el tren a Busan cuando ocurre “el incidente”. El tren es un excelente escenario: no es vertiginoso como un avión,...

Leer más

El vodka, las horas y el libro

Leo una antología Porrúa de cuentos rusos. Para mí, los rusos son como el vodka (ya sé): eran más soportables en la juventud y ahora, veinte años después, me los tomo de vez en cuando; el vodka del adulto es para engañarse, por ejemplo, con que no se está emborrachando y puede regresar a voluntad cuantas décadas quiera. El engaño de rejuvenecer a través del destilado, de un destilado específico, porque las bebidas las separamos en sentimientos: cerveza para el cotidiano, whiskey para el señor, vodka para el morrito, mezcal para el alivianado. Jugo de uva y un piquete,...

Leer más

Las islas

Escribo mi columna mientras paseo en un Gandhi. Una mano en el celular, la otra empuja las montañas de libros en descuentos. Otro volumen de cuentos completos y yo sin lana, chin. Se llena de gente que pasea y por un breve instante, creo que #MexicoLee. Guillermo Arriaga, no sé cómo afecte eso a mi escritura, escribe novelas y las publica en Alfaguara. A mi derecha hay unos relojes de cartón que simulan ser unos libros, y además del tiempo, te señalan el momento preciso para ver el logotipo institucional de la tienda. Lucho contra el instinto. Todo lo...

Leer más

Algo pequeño 

He escrito muchos libros imaginarios. Libros insensatos que jamás verán la luz del día. Hacen bien en permanecer enterrados. Me ha costado trabajo entender que no todo debe ser publicado. Menos en estas fechas. Estos días donde cada árbol muerto cuesta y debemos preguntarnos, por el calor multiplicado gracias al concreto, si las palabras valen la pena. También mucho de los libros baratos y de tipografías grandes sólo son un maldito esfuerzo por crear la imagen de un escritor. Ni siquiera sabemos qué tanto es él, y que tanto es la editorial aderezando al cerdito. Pero en la imaginación...

Leer más

El sueño y la jauría

Publicado originalmente en La Jornada Aguascalientes. Camino mucho y, por ello, a veces también camino en mis sueños. De Cholula, di un giro en una esquina, y llegué a las calles chilangas de mi infancia: la Moctezuma, la Jardín Balbuena, el viejo mercado Kennedy. Reconocí el aroma de algunas flores y me sentí en casa bajo las luces amarillas, sucias y nocturnas de mi niñez. Me encontré a unos grafiteros en el camino. Les pregunté si contemplaban rayar algunos letreros de publicidad feos y abandonados en Cholula. Ellos me dijeron que no, porque eran nuevos, y porque el dueño...

Leer más

El recuerdo modifica la experiencia del recuerdo

Publicado originalmente en La Jornada Aguascalientes Hace algunos años, dijo Facebook, tomaste una fotografía de este momento: compártelo ahora. De lo que hablaba Facebook es de una fotografía que le tomé a la fila del Oxxo uno de esos días maravillosos donde sólo había una caja abierta y como seis personas esperando. Me dio un poco de vergüenza que Facebook creyera que mi pequeña crítica al Oxxi como una burocracia diminuta y simulada era un recuerdo valioso pero lo compartí de cualquier manera porque en ese momento me sentí muy irónico, harto sardónico y estaba disfrutando en pleno el...

Leer más

En honor al olvido

Publicado originalmente en La Jornada Aguascalientes. Casi puedo jurarles que la semana pasada, un viernes en la tarde, cuando ya había terminado con todos mis deberes laborales y conyugales (digresión: siempre me ha dado gracia, como a un niño de once años, cómo los abogados le dieron el nombre jurídico de «el débito carnal» al jubiloso acto de refocilar con su pareja), entré a mi oficina y escribí durante una hora, más o menos, la columna de la semana pasada. Eso puedo verlo con claridad: un tipo parecido a mí (palabra chipocluda: mi sosias), en un afán vanidoso, escribe...

Leer más