Etiqueta: internet

La dulce artificialidad

Ayer comencé a ver una película, Ex Machina, y estaba tan cansado que me quedaba dormido en algunas escenas. Creo que no me perdí de mucho. La muchacha aislada y esclavizada (perdón, máquina, para los sensibles) conquista a un muchacho ingenuo y bonachón. Pero hay malos en la película, ya saben: la humanidad terrible. El genio, basado en Kubrick y algún otro menso, insiste que la magia de la inteligencia artificial está en los sentimientos, la sexualidad, el deseo. Vamos, la inspiración humana, pero no la inspiración de los dioses, la que provoca la Ilíada o la Odisea, pero...

Leer más

El pintor en el estudio

Así como descubrí la posibilidad de escribir la columna en mi celular, mientras paseo al perro, me envalentoné de nuevo y ahora exploro un nuevo camino; mientras escribo esto, transmito el proceso de escritura en mi cuenta de twitch en la categoría de creativos. Todavía estoy tratando de comprender qué puede haber de creativo, iluminador o siquiera entretenido en un hombre sentado frente a la pantalla, dándole de sablazos al teclado, como si fuese comercial de Televisa (¡Es que, carajo, yo sí soy real!). Twitch, un servicio de transmisión de video comúnmente utilizado para videojuegos, también permite un lado...

Leer más

De Twitter: Si te gusta, ponle estrella

Muchos hablan de qué las estrellas o los favoritos, son una carrera de egos. Hasta verbo hay: favear. Se dice, porque todo lo que implica un favoritismo eventualmente deriva en, que es una mafia. Cuidado… si se prolonga la discusión, eventualmente llegaremos al argumento fascista. Las estrellas son como las que nos ponían de niños por algo bien hecho. No es otra cosa. Como pasaba en la niñez, algunos se preocupan porque el profesor les de muchas estrellas. Tal vez porque son bonitas, son una recompensa o quieren algo brillante que llevar en la frente mientras caminan y sorben...

Leer más

Los blogs son un cementerio

Estuve navegando por los blogs que solía leer, y ahora son un cementerio. En aquel entonces, todos querían ser leídos. Sólo permanece gente necia, gente especializada en algo, gente que no lo vomita todo en twitter o en su facebook, con sus amigos que tienen la manita virtual sobre el “Me gusta”. Ahora, de vez en cuando, permiten que la cabeza piense un poco y cada mes publican en su blog. Cada dos meses. Cada tres meses. Les ocurrió algo que no pueden explicar en 140 caracteres. Se llenan de sentimiento y escriben apresuradamente. Lo piensan en módulos breves,...

Leer más

Libreros (8)

Esta mañana salí a caminar y me compré uno de esos cafés jumbos de nescafé que cuestan diecisiete pesos. En el camino, pensaba en mi deseo por escribir un libro de cuentos. Pensé en algunos títulos y los anoté en el celular. Pensé en algunas frases, en algunos personajes, en algunos… El cuento siempre es una posibilidad, una realidad alterna. El librero (en su totalidad), contiene algunas de mis piezas de prosa preferidas. Novelas y cuentos que de vez en cuando saco de ahí y escojo una página al azar para releer. Este es el último librero que se...

Leer más

Culo de gato

Esta noche pensaba en “Culo de Gato”. Así le llamo a uno de los primeros personajes que me encontré en internet hace ya varios años. No tengo la foto a la mano, y la verdad, no fue un descuido el perderla… Quise alejarme lo más posible de ese recuerdo. La foto no es tan turbia, no es un 2girls1cup, tampoco es un goatsee. Hablo de los primeros años del internet, y me parece que “Culo de gato” fue uno de sus primeros valientes. Recuerden que valentía no siempre es un sinónimo de genialidad o trascendencia. “Culo de Gato” era...

Leer más

Las horas tuiteras

Tuve que hacer un desgraciado corte en mis horas tuiteras. Me gustaba leer lo ajeno, esos chispazos de brevedad que todavía me provocan envidia. También, me era agradable enterarme del destino de mucha gente que conocía, que aún conozco, mis amigos en una escala de muchos colores. ¿Qué hacen? ¿Dónde están ahora? ¿Qué tanto han cambiado sus vidas? El puto chisme, las veinticuatro horas, los siete días. En internet todo el tiempo es horario estelar. Leer tanto, y tan poquito a la vez, consumía mis horas, mis cigarrillos, los tres cafés de la mañana, tarde y noche. Mis ojos...

Leer más