Etiqueta: Cholula

Los bicitecas cyberpunk

Desde que delimitaron los caminos para bicicletas en mi pueblo bicicletero, los fines de semana tengo el placer de ver todo tipo de fauna que corre sobre dos ruedas a todas partes. No los entiendo. Me parecen gente rara. Soy un hombre de ciudad, un maldito chilango, un hombre que surgió del concreto y vivía el infierno de los microbuses, el metro y las unidades habitacionales para trabajadores del Issste. Por una suerte de intuición y educación forzada, crecí pensando que el orden de las cosas es distinto y el movimiento de las hormigas debe seguir otros patrones. Las...

Leer más

El uber de un solitario neón

Ojalá pudiera incluir la música de sintetizadores en alguna parte, pero no sé cómo. Este es uno de esos momentos vergonzosos cuando la mitad de una anécdota sólo ocurre en la cabeza y la otra mitad está severamente distorsionada por algo: la noche, el alcohol, la nicotina, las risas de las muchachas que caminan en tacones y faldas pero súbitamente se ponen a llorar, y abrazan a su novio, y quien sabe por qué enloquecida razón balbucean de sus familias y sus gatos, y dicen que están muy agradecidas y lo van a demostrar, ahí mismo, en la calle...

Leer más

Los arbolados

Publicado originalmente en La Jornada Aguascalientes. Orfeo en el Inframundo de Offenbach. Al final, si uno es picosito, puede meter las siguientes palabras: “Mira cómo se me estira que parece liga”. Háganlo. Verán que no miento. Misterios insulsos de los versos y los encabalgamientos. Eso lo cantaba un niño en la secundaria, pero apenas puedo recordar su rostro. No se diga su nombre. He recitado muchos pero tampoco quiero invocarlo. Sin embargo, recuerdo sus gestos vulgares; movía ambas manos y aventaba el pubis hacia el frente, como si acosara a un hado imaginario, y después movía las pompitas de...

Leer más

El sueño y la jauría

Publicado originalmente en La Jornada Aguascalientes. Camino mucho y, por ello, a veces también camino en mis sueños. De Cholula, di un giro en una esquina, y llegué a las calles chilangas de mi infancia: la Moctezuma, la Jardín Balbuena, el viejo mercado Kennedy. Reconocí el aroma de algunas flores y me sentí en casa bajo las luces amarillas, sucias y nocturnas de mi niñez. Me encontré a unos grafiteros en el camino. Les pregunté si contemplaban rayar algunos letreros de publicidad feos y abandonados en Cholula. Ellos me dijeron que no, porque eran nuevos, y porque el dueño...

Leer más

El corazón y la basura

Rutina: saco a pasear al perro a la 1:30 de la tarde. Paseamos unos cuarenta y cinco minutos. Así lo prefiero porque Nico se cansa con el sol. A veces la saco en la noche y todavía tiene energía, y me ladra, y corre de un lado a otro, y salta encima de mí y me empuja y entonces yo le ladro, corro de un lado a otro, mi corazón se cansa, necesito un cigarrillo (aunque ya solamente fumo cuando bebo y casi nunca bebo), caigo sobre Nico y duermo hasta el siguiente día. Como decía: prefiero sacarla de...

Leer más

AFTAN 2016: Video e historia

Google, tan especial como siempre con las fotografías (Google, dentro de las pocas cosas que hizo bien con plus, logró convertirse en una chingonería para las imágenes y su manipulación automática de un momento a otro), creó automágicamente un video y una historia basada en mis fotografías. Creo que a Google le haría bien soportar embeds para que pudiera compartir estos cosos en WordPress. En fin, pueden verlos en las siguientes ligas: Video....

Leer más

AFTAN 2016

Alex nos invitó a tomar fotos este primero de Enero. Pueden leer más de eso por acá: Aleiex Foto Tour de Año Nuevo 2016 #AFTAN16 O pueden darse una vuelta por el grupo de Google+. Nico y yo salimos a tomar fotos de nuestro paseo regular por las calles de Cholula. Hartos árboles y pocas imágenes de la calle porque, sorprendentemente, había autos y más actividad de la que esperaba. Cholula no es un muerto a inicios de enero, sino un moribundo que, cuando lleguen los estudiantes, pronto renacerá. Armé para este post un slideshow de las fotos y si quieren verlas...

Leer más

Sueños de un imbécil

Publicado originalmente en La Jornada Aguascalientes. Como este año fui más consciente de mi propia mortalidad, me fue más fácil pensar en la tristeza inadvertida de los otros. Porque todos estamos tristes, para algunos puede ser dudoso pero si escarban lo suficiente, encontrarán que es difícil negarlo. Vivimos bajo cielos limitados y absurdos, poblados de nubes o de smog, qué se yo. Si lo caché mordiendo su taco al pastor, perdóneme, pero es que hoy no puedo pensar en otra cosa. La noche cholulteca está difícil pero encantadora: vastos fuegos artificiales iluminan los cielos, resultado de alguna de sus...

Leer más

Caminar

Promesa Anoche, cuando salí a caminar, pensé que debía escribir más seguido. Entonces hice mi horario y de nuevo incorporé escribir en mi blog como una tarea. Ya sé, es una promesa que siempre hago, pero esta vez pienso conservarla como una tarea breve. Quizás no de todos los días pero unas dos o tres veces a la semana. Promesa Cuando era joven, procuraba cumplir todas mis promesas. Tenía la idea de que un hombre es lo que promete. Hacía malabares increíbles para conservar mi palabra. Pero dejé de hacerlo. Cuando empecé a cuidar más de mi hermano me di cuenta que mis expectativas de hacerlo todo eran imposibles. El sistema, de algún modo, se las arregla para revelarte tu humanidad. Sólo los dioses, caprichosos, pueden cumplir siempre sus promesas. Preguntas válidas ¿Escribo menos por la rutina? ¿Escribo menos por la tranquilidad? ¿Escribo menos porque los días son muy parecidos entre sí? ¿Escribo menos porque ya no tengo soledad? ¿Qué necesito para escribir más? Anoto, compulsivamente, ideas. Líneas que tengo la esperanza se convertirán en algo pero aún están lejos del desarrollo. Camino. Anoto. Mi cabeza escribe mientras camino. Necesito caminar para que mi cerebro no se duerma, para que el desarrollo siga activo. Soy un animal enjaulado pero, afortunadamente, mi jaula es...

Leer más

¡Nuevo libro!

Tuits recientes

Videos recientes

Cargando...