Mensaje

Soñé con mi abuela y que era importante dejarme un mensaje… no recuerdo el mensaje, lamentablemente. Pero momentos después en mi ida al trabajo, me acordé mucho de ella. Un año antes de morir, dejó de recriminar las actitudes...

Lee mas

Leyendas urbanas

1: Dos hombres salieron a pescar en un bote cuando vieron a un adolescente pescando en una orilla. Cuando le preguntaron si los peces estaban mordiendo el anzuelo, el muchacho respondió: “No, pero los gusanos si”....

Lee mas

Impulso de risa

La mujer observó cuidadosamente a los integrantes de la junta, todos señores y señoras de más de treinta años en servicio en esa firma de abogados, escuchó a su compañero exponer el caso de Bertolucci, algún criminal que ofrecía...

Lee mas

Pateará al sol hasta que sangre noche

Estaba Simón Dor preparando su cena modesta, en el ambiente se escuchaban cohetes. Pensó que podrían ser motivos de alguna celebración paganas, pero ¿qué no era pagano para Simón Dor? Se dejó influir por los pensamientos que le...

Lee mas

Serio impulso

Mis papis me trajeron al circo y me llevaron a ver un payaso que hacía perritos con globos. Se me...

Lee mas

Impulso del destructor

Tienen que estar listas las estructuras para el viernes, los albañiles han trabajado todo el día por el bono extra, me han felicitado los arquitectos. Todo va bien. Excepto por el impulso. Acabaremos la obra unos días antes de...

Lee mas

La guerra y la ilusión

Capítulo I El niño con una decisión importante Iniciar el día para él era lo mismo de todos los días, sentir la luz del sol pegar en su rostro y retorcérselo hasta que abriera los ojos y decidiera moverse a una sombra cercana....

Lee mas

La monja que bendice coches

Cuando salgo del trabajo y espero mi camión en el Eje 5 Sur y Cuauhtémoc, alrededor de las nueve de la noche (entre 8-10, no sabría decir). Sale una monja de noventa y tantos años. Entre esquina y esquina, cuando está el alto,...

Lee mas

La amante de estrellas

La tía Yemita se sirvió café en su taza de latón, escuchó la respiración de sus nuevos clientes, cómo se hacían cada vez más rápidos. Estaban nerviosos, la tía Yemita disfrutaba de la ansiedad, adoraba exprimir cada minuto de...

Lee mas

Día 46

Ayer soñé con mi primer muerto. Un sueño espantoso. Estábamos ella y yo, en una cena con un tipo importante y empezamos a platicar de cosas, como solíamos platicar en el mundo real. Su cabello estaba completamente canoso y sus...

Lee mas

Día 43

Cómo el tiempo que es extraño… hay días en que me pregunto si fueron años desde el ayer. Me guío poco por el calendario, ya que en lo que menos confío es el registro dentro de mi memoria de los días que han sucedido desde aquel...

Lee mas

Paseando estaba ayer, el señor Dor

Un señor corrió a las tres de la mañana, en un pasillo oscuro llevándolo a un callejón sin salida, se acomodó los lentes y se volteó espantado, para ver su silueta ahí y su sombra amenazadora. —De veras lo siento, Señor Dor...

Lee mas

El hombre que no podía sentarse

La adivina ciega sonrió al sentir al nuevo cliente, no reconocía los pasos ni el olor y además tenía todos los sonidos de un observador que inseguro, levanta y deja objetos, mueve las cortinas y los ornamentos colgados por...

Lee mas

Clipo

No lo soporto más, llevo una hora en el procesador de palabras y no surge nada que pueda escribir, no puedo concentrarme, no puedo lucir mi libertad artística y de expresión. Todo es culpa del clip. Ese maldito clip que siempre...

Lee mas

Día 23

Hace un momento reflexionaba acerca de varias cuestiones y ahora no puedo recordar ni una sola. Es común, mi querido diario, sobre todo mi mente que está carente de orden. No soy de los que guardan las chispas creativas en...

Lee mas

Día 22

Apagué mi cigarrillo y el humo hizo un torbellino desesperado antes de consumirse por completo. A veces sonrío, cuando empecé a fumar, solía tomar mi adicción como una broma. Los cigarrillos tenían ojitos y boquitas y me...

Lee mas

María

La niña caminó en el pasto, inconsciente del futuro, sólo de su presente. Sus pies estaban ya duros, por caminar sin zapatos y su rostro como resignado, esbozaba una sonrisa extraña de felicidad. Su cabello revoloteaba con el...

Lee mas

Día 10

Odio no dormir, porque es cuando el inconsciente habla libremente y no estoy consciente para callarme. ¿No te ha sucedido? Querido diario, no he parado de decirme de cosas en toda la mañana. No he parado de preguntarme ¿Qué día...

Lee mas