Después de unos minutos caminando, Mateo llegó a la entrada del Círculo de los Amorosos…
.
.
.
.