Las manos de él, estaban alrededor de sus caderas y el cabello largo, le tapaba los ojos cerrados. Él decía el ritmo, él decía que tan duro.