Esta es una carta que leeré en el futuro. Ahorita la estoy escribiendo con los ojos cerrados y aún cuando la estoy pensando, hago el mejor esfuerzo posible para desconocer lo que dice. No tengo mucho éxito, pero mi memoria a largo plazo es muy mala. Ya la olvidaré. Ah, decía que estaba escribiendo una carta… pero es tan difícil ignorar los pensamientos. Retumban como la voz de un dios escandaloso, que necesita que sus humanitos le lleven vírgenes al volcán o si no se desinfla. No puede seguir esto. Mejor le pediré a alguien más que escriba para mí.