No escribo en estos días porque Twitter se convirtió en una obsesión: Sentí la necesidad de guardar los tuits y darles un sentido como historias, o como categorías. He visto que algunos usuarios los guardan y pueden usarlos como una auto-referencia en un momento dado o que otros pueden armar un compendio de historias, o un tratado de puntos, porque tienen la delicadeza de tener su línea de tiempo organizada. Quise hacer lo mismo: Probablemente ya vieron las pequeñas historias que ya armé con storify (@arboltsef), por otra parte, ya abrí un blog (tuita en árbol 2:17) cuya única función será guardar un respaldo de mis tuits. Todo esto combinado con MacJournal, la organización es muy sencilla y el respaldo estará a la mano en cualquier momento.