Cuando en la mañana me avisaron que mi suegra había muerto, tuve que tomar una fotografía de la sonrisa más honesta que he tenido en algunos años.

Foto: La Shelle.

Este cuento forma parte de los fotocuentos que escribí en este blog.

Puedes leer más acerca de este proyecto en esta entrada.

Más fotocuentos

La vida es un chiquero

Regularmente...
Leer más

Rumores infantiles

--¡No me pintes la...
Leer más

Cuando me detuviste y no me dejaste dar dos pasos

Tengo tres fotos...
Leer más

De préstamos y torturas

Se acercó su...
Leer más