Cuando en la mañana me avisaron que mi suegra había muerto, tuve que tomar una fotografía de la sonrisa más honesta que he tenido en algunos años.

Foto: La Shelle.

Este cuento forma parte de los fotocuentos que escribí en este blog.

Puedes leer más acerca de este proyecto en esta entrada.

Más fotocuentos

La muerte de Raymundo Ríos

Cuando le dije a...

De préstamos y torturas

Se acercó su...

La notoriedad de tus cuadritos que se mueven con el suave y continuo susurro del viento

Cuando esta...

El rey Satán

No puedo contarte...