Mes: marzo 2006

Diez latinoamericanos

Salvador Leal (primero) y Skene (segunda), me mandaron un meme para dar mi opinión de quienes son las figuras públicas latinoamericanas que más admiro o más estimo. En su mayoría, todas son literarias. Las diez figuras las he mencionado a lo largo de este blog y realmente, por flojera y por redundancia, no quiero dar toda una explicación como lo hicieron Salvador y Skene. También, porque soy buena onda, he decidido matar el baton, al menos lo que me corresponde, aquí. Si lo viste y quieres tomarlo, adelante, estas invitado a usarme como el inspirador memético (y déjame una liga por ahí, no estaría de más :P). Carlos Gardel. Hugo Sánchez. Jorge Luis Borges. José Agustín. José Fors. Juan Carlos Onetti. Julio Cortázar. Juan José Arreola. Juan Rulfo. Tin Tan. Como siempre, la Wikipedia todo lo responde… y ¿notan un patrón? Los veo luego...

Leer más

Lesía

Es bonito soñar porque le da esperanzas a uno de una novedad o de que las cosas mejoren. Muchos usan el blog como un depositario de sueños, de planes, de “tal vez lo haga” y gente viene, comenta y comparte el sueño, puede entonces identificarse contigo, ya sea por una amistad de años o porque el desconocido se miró reflejado en ti. Eso de los sueños, o los “quisiera” materiales / espirituales, sin embargo, es de lo más estúpido si solamente se plasma como una idea y nunca se trabaja para cumplirlo. Hay gente que se siente bien elaborando intrincadas teorías acerca de como cumplirán la meta y después de unos años, siguen en ese proceso de elaboración… es como hacer ficción donde el personaje principal es uno mismo: uno se piensa en lugares, uno se piensa en trabajos, uno se piensa en problemas y conflictos, uno se piensa como sale triunfal de ellos, uno se piensa muriendo con dignidad. Y se queda en eso–: Pensamiento que entretiene las horas de hastío en un trabajo y una auto satisfacción vacua. En México lo llamamos: Chaquetita mental. Siquiera usaran la fuerza creativa para plasmarlo en un libro, sin embargo, los bocetos en eso se quedan: Bocetos. El boceto de como quiero mi vida, el boceto de como quiero hacer y deshacer, el boceto de como quiero morir, el boceto de...

Leer más

Tanka

Fander me dejó un meme literario que consiste en escribir un Tanka. Es poesía oriental, esa me gusta, es como meditar, es muy relajante escribirla y leerla. Sé que tengo algunas fallas, por ejemplo, el famoso pivote (referirse a la wikipedia). Los poemas orientales son muy especiales en eso: Son como dos pinturas que al final deben relacionarse con una acción (al menos en el caso del haiku). El caso del Tanka es un poco más difícil, son dos imágenes que deben entrelazarse sin falla. Así que hice lo que pude escribiendo mis tankas, con mi educación occidental y con lo que mi vocabulario me permitía. Me divirtió el ejercicio (a pesar de que dudo de su calidad) y trataré de hacerlos regularmente en mi libretita. Por supuesto, el chiste era escribir uno solo… pero no sé porque razón, se me fue la onda y me puse a escribir cuentitos en vez de tankas. Espero que así me lo hagan válido. Antes de que lean mi ejercicio, debo de pasar el meme, como siempre. Los afortunados son los siguientes (tres de ellos sé que disfrutarán mucho el ejercicio, y a uno de ellos, le gustará por la novedad en sí): Omegar. Ministry. Aldán. Salvador Leal. Si bien recuerdo, las mañanas urgentes abrías las piernas me permitía el paso a la gloria naciente. Tres tristes perros aguardan en la cama...

Leer más

A good grupie’s job

Este es mi primer reto cumplido para Big Blogger. Los personajes que pedía el reto eran los siguientes: Un hombre calvo y de lentes. Una mujer en minifalda. Una pareja de novios. Un indigente / niño de la calle / tragafuegos / vendedor ambulante / “viene viene”. Un anciano o anciana (de 60 para arriba). Un chavo o chava con uniforme de secundaria. El séptimo personaje (huy, me acordé de The Seventh Guest) es libre de escoger a su criterio, entre más interesante, curioso, cagado o fuera de lo común, mejor. Si te interesa ver como estuve pidiendo fotos...

Leer más

Zoniccson

Desde hace años, tengo el pensamiento obsesivo del “Terrón de Azúcar”. Cuando leí Rayuela por primera vez, fue un libro que me afectó muchísimo. Después lo leí una segunda y su efecto estuvo más diluido, no me atreví a llorar por Oliveira, incluso me dio flojera releerlo. En la tercera vez que lo releí, recorrí los capítulos a mi gusto, como sugería el autor del libro. En los años, Rayuela se convirtió en una presencia, una sombra, como tantos otros libros que me acompañan. Como los cuentos de Azazel, de Asimov o como El espejo en el espejo, de Ende. Pero, ¿qué es lo del terrón de azúcar? Hay un capítulo en Rayuela donde un cubito de azúcar se le cae de las manos y Oliveira, piensa obsesivamente que si alguna cosa se le cae, debe recogerla inmediatamente o algo terrible le sucederá a algún conocido que coincida en su nombre con la primera letra del objeto que se le cayó. Y después pensé que era un Terrón de azúcar, y más tarde me encontré con Talita y con Traveler, y desde entonces pienso en el Terrón de Azúcar que se le cayó, y lo que sucede con ambos personajes casi al final del libro. ¿Habrá sido una mera coincidencia o estoy interpretando demasiado el texto? Aunque los años han pasado, y me ha domado un poco lo que...

Leer más

Bragitirito

Biblioteca en Peligro — Un proyecto de Salvador Leal. Es muy difícil no vivir en absolutos cuando crees que los has vivido todos. Creo que he vivido ya gran parte de lo interesante, Bob, que ya no queda otra cosa más por descubrir o que me llene tanto. Tal vez por ello devoro libros y leo poesía, porque todavía puede asombrarme. Me apena terriblemente descubrir que los sentimientos o las situaciones variadas e inverosímiles, ya están escritas de alguna manera, y a su vez, estas fueron escritas porque en algún momento fueron presenciadas o imaginadas. Es un círculo vicioso Bob, no se puede ser original porque ya existías. Y tus sueños más locos y atrevidos, o tus sueños mejor celados, ya los atrapó alguna otra red y ya los distribuyó a centavo el minuto, por tu celular. No entiendo porque duermes amigo, mi querido cacto, me siento muy solo desde el día que no estas y no hay nada que pueda curar eso, ¿ves? Es un absoluto, es una simple historia de un amigo que extraña a su amigo y poco a poco, lo mucho que te extraño aumentará hasta que me vuelva idiota y cursi, y exagerado, y me esté cortando las venas. Pero afortunadamente, si todo sale bien, si somos escritores que venden felicidad, tu abrirás los ojos en el momento adecuado y entonces nos abrazaremos y...

Leer más

Placer

Y cuando pienso en placer, no puedo recordar más que las miradas que se me notan cuando aquella mujer solía agacharse para buscar las cosas. Esas situaciones se daban cada vez con más regularidad–: Que porque se perdió el calcetín, que porque se perdió el arete, es que estoy buscando un papel o hay que buscar donde conectar el cable. Entonces ella se agachaba, se ponía en cuatro y buscaba por debajo de la cama y de los armarios la partícula que le hiciera falta. Me recriminaba en silencio, porque sucede a menudo que alguien se agacha y busca, ¿no es así? Pero a ella se le notaban los contornos, se le notaba la cadera fértil, de mujer que no se rompe y con los ojitos podía trazar la ese que se formaba de su cuello al culo, a veces por jugar lo hacía con la punta de mis dedos, jugando con la imagen y el movimiento. Ella volteaba a verme al sentirse observada y me preguntaba de manera seca, preocupada más en buscar que provocar deseo–: ¿Qué? ¿Ya lo encontraste? Entonces me sentía apenado y respondía, de la manera más falsa posible–: No pasa nada. Los cuartos pequeños no me permitían agacharme y buscar con ella, y la verdad, es que no quería hacerlo, no podía negar que estaba muy a gusto mirando. Me provocaba tanto un placer...

Leer más

Placer

La maravillosa Mono y la jubilosa Caro, estuvimos platicando ayer por el messenger y en vez de ponernos de acuerdo para un café, acordamos hacer un post placentero el día de hoy. Me provocó ternura y accedí, porque eso nos obligaría a convertir el amor en una cadena. Placer...

Leer más

Tenuere

Fue un día medio pesado, de muchos viajes, de levantadas temprano, de moverse por tres extremos de la ciudad… no tengo muchas ganas de escribir pero lo haré de cualquier manera, para imponerme un poco de disciplina y porque esto de escribir algunas veces debe ser como la actuación–: Un actor no se puede inspirar de repente para sacar un papel, al contrario, debe estar con toda la vitalidad posible después de haber hecho el mismo papel veinticinco veces o de hacer la misma obra durante dos o tres días seguidos, de a dos funciones el día. Y es que el blog me permite eso: Imponerme una disciplina y ello, por supuesto, es independiente de la calidad de los textos. No porque haya dicho, de un día a otro, que estoy dispuesto a escribir cuentitos, participar en concursos, buscar becas y trabajar mis textos, quiere decir que mi blog será el vivo reflejo de trabajos que llevan meses, a veces años de proceso. Es aquí donde descubro que Luz Alicia, mi profesora de teatro, estaba equivocada: Los actores no pueden inspirarse como los escritores. Eso es una falacia. Tanto los actores, como los escritores, siguen un impulso de imprimir y hacer arte, tienen un chispazo que les llama la atención de una obra, una idea o un personaje, y después trabajan con ello: en la cabeza, en los ensayos,...

Leer más

Gosthumus

Los gritos me hartan. No hay nada más desesperante que estar en una habitación donde tres o cuatro personas gritan a la vez. Entonces, procuro retirarme, a algún lugar donde no vea a ninguno de los gritones, prendo un cigarrillo y si alguno se me acerca para preguntar que pasa, prefiero desconocerlo en ese momento y olvidarlo, porque si no, estoy seguro que podría odiarle toda la...

Leer más
  • 1
  • 2