Mes: febrero 2006

Saffien Soze

Tuve una relación sadomasoquista, de dominación y sumisión, amo y esclavo. Tal vez por eso Homero Vidal hizo favor de dibujarme con un látigo, en alguna servilleta, mientras se aburría de su trabajo en el OXXO. En su momento pensé que era normal, o que era otra experiencia que debiera vivir. De chamaco, pensé que todo se basaba en experiencias, que entre más rápido las pudiera registrar, más pronto podría crecer y así podría tomar mejores decisiones que terminarían por dejarme tranquilo estando ya viejo. Mi vida son escalones de deseos y por eso, el deseo para mí es...

Leer más

Elen

El perro no dejaba de ladrar y me provocó cierta ternura, cierto dolor. Era pequeño, era blanco con sus pequeños pelos rizados, era de un amigo. Pero no dejaba de ladrarme, no dejaba de andar en círculos mirando a la ventana ennegrecida por las cortinas que nunca se limpian. No se callaba y yo, a veces trataba de atravesar sus ojos para comprenderle. ¿Por qué ladras, monín? Le pregunté un par de veces y sencillamente, me respondía guagüeando otra vez. Entonces lo recogí, lo tomé en mis brazos y comprendí, vanamente, que estaba siendo piadoso, más piadoso de lo...

Leer más

Lashulsad (La dama del chayote)


Warning: preg_replace(): Unknown modifier '/' in /home/arbolfest306/agustinfest.com/wp-content/plugins/jetpack/class.photon.php on line 331
El siguiente análisis al poema “The Lady of Shalott”, en ningún momento pretende ser académico (ay no) y es algo que surgió a una petición de la lagartija con alas. Más que análisis, sencillamente es una paráfrasis, procurando usar un lenguaje mexicano (a.h.u.e.v.o) muy sencillo, describiendo más o menos lo que pasa en el poema y explicando algunas cositas. Espero, ciertamente, que mis profesores jamás miren esta anotación (y de preferencia, que conozcan, pero nunca visiten esta bitácora) porque después de esto es posible que esté declarando mi ruina como algo literario. Nah, no tanto así… pero bueno, después...

Leer más

Bussed

Mañana, haremos un análisis de “The Lady of Shallot” de Tennyson, para mi clase de Historia Literaria II. Para Historia Literaria I, debo tener leídos los siguientes poemas de W. H. Auden: “Lullaby”, “Song”, “In Memory of W.B. Yeats” y “The Fall of Rome”. Que monón. En mi facultad adoran a Auden. Y supongo que es uno de los exponentes más importantes (o tal vez el más) de la literatura inglesa contemporánea. Lo que pasa conmigo es que la poesía no me fascina. Me gusta, pero no me fascina, puedo apreciar un poema bonito, pero no tengo la delicadeza de recordarlo… mi “madurez literaria” no ha llegado al punto donde puedo sentarme a leer un poema tranquilamente. No he encontrado el poema memorable que desenmarañe mi prejuicio contra la poesía. ¿Y eso cómo se quita? Tal vez leyendo muchos poemas, infinidad de poemas, inundándose de poemas, beber-comer-cagar poesía. Es algo que debería estar practicando… después de todo, de eso se trata mi carrera. ¿Y escribir poesía? Luego. Otro día, en otra vida. Cuando haya leído mucha poesía, tal vez, pueda atreverme a escribir poemas. Escribir poesía sin saber como disfrutar la lectura de un poema es como correr sin aprender a gatear. Ambas exigen su tiempo y su dedicación. Y aquellos que lo hacen, me imagino que eventualmente aprenden. De tanto correr y madrearse… es justo que aprendan a...

Leer más

Jurertixis

Hagamos el intento de escribir después de un día de escuela, después de comentar Proust y también, después de hacer arbolitos lingüísticos que nunca han sido mis preferidos. La lingüística no me fascina, no tanto como el proceso mental de pensar nuevas palabras sólo por los sonidos o imaginar que un día de estos, me sentaré y por puro ocio crearé un lenguaje artificial sólo por falta de un rompecabezas o un libro (y claro, para que eso sea efectivo… uno debe volverse loco por la materia). La lingüística para mí, son como clases de Español VIII. No la odio, pero trato de evitarla lo más posible. Habrá algunos que amen las flexiones, las derivaciones, las frases verbales y sus núcleos, estoy casi seguro que hay gente que tiene orgasmos tan sólo de pensar en construcciones endocéntricas y exocéntricas. Yo no. Prefiero mi método aleatorio de armar palabras, prefiero usar la clase de lingüística para pensar en otras cosas y rechazo así, sin querer queriendo, la enseñanza de mi propio lenguaje. Tal vez será por eso que nunca se me pueda reconocer como un escritor correcto o como un escritor de oraciones complejas y subordinadas. Y quien sabe si algún día se me reconozca como escritor. Tal vez dirán que siempre fui mediocre y después de sesenta años escribiendo este blog, algún riquillo nuevo se compadezca de mí y...

Leer más

Honem

(…) como cuando Palinuro le preguntaba al abuelo cuánto lo quería. “Mucho, muchísimo”, le contestaba el abuelo Francisco. “Pero ¿cuánto, cuánto, abuelo? ¿De aquí a la esquina?” “Más, mucho más.” “¿De aquí al parque del Ajusco?” “Más, muchísimo más: de aquí al cielo de ida y de regreso, yéndose por el camino más largo de todos y regresando por un camino todavía más largo. Y eso después de dar varios rodeos, de perderse a propósito, de tomar un café con leche en Plutón, de recorrer los anillos de Saturno en patín del diablo y de dormir veinte años, como Rip Van Winkle, en uno de esos planetas donde las noches duran veintiún años: porque a mí me gusta levantarme temprano, cuando menos un año antes de que amanezca.” –Palinuro de México, Fernando del Paso. El último diálogo me lo aprendí de memoria especialmente para decirle que la quiero y colmarla de cursilería cuando estamos solos o cuando me viene a la mente, en el momento que venga. Por ejemplo, estando en el baño o picando cebolla, o viendo televisión, o cuando no esta ella de cuerpo presente y voy solo, junto con otros tantos miles de mexicanos, en el metro. Es así, por ejemplo, que a los buenos amigos nunca les digo que los quiero y también por lo mismo, les escupo a Del Paso cuando pienso que es...

Leer más

Nimoh

No había tenido tiempo para escribir en el blog por la escuela (regresé a ella esta semana). Anoté muchos pensamientos en mi libreta, muchas cosas que quería desarrollar… pero no iré por ella y pienso escribir al vuelo, así como se me vayan ocurriendo las cosas, de una manera un poco desorganizada, supongo… pero no será la primera vez que lo haga. Siempre le he tenido mucho respeto a la Universidad (UNAM) por como cambia la manera de ver las cosas. No sé si sea lo mismo en otras instituciones de educación o incluso, en otras carreras. Pero mi Universidad, o mi experiencia universitaria, esta llena de variados y horribles puntos de vista que tienden a complicarlo todo, y también, con la misma educación universitaria, uno se entrena para desglosarlos, para simplificarlos. Es necesario el proceso educativo para afinar el criterio, y saber que se tira, que se queda y que se recicla. Explicarme otra vez que me dediqué a trabajar, a vivir por mi cuenta y que descuidé la Universidad durante un año entero, sería un poco redundante. Sé que obtuve muchas experiencias invaluables y mucho conocimiento de ello. Fue un tipo de educación… callejera, en cierto modo. Disfruté la práctica y no me hizo daño hacerlo, como un simulacro o como una preparación. No me arrepiento por ello. Aunque el escuchar a uno de mis profesores darme...

Leer más

Ledder

“Estás linda”… “Eres hermosa”… “¡Qué bonita eres!”… Decirle eso a una mujer mexicana es precioso, si es tu novia, o tu mamá, o tu sobrina, o tu prima, o la amiga de siempre. Pero si es un interés amoroso al que apenas estas abordando, pienso que no sirven para subirle dos o tres rayitas a la probabilidad de una relación. O peor aún, suben las rayitas de “serás mi amiguito al que le cuente como me coge otro cabrón”. Decirle a una mujer lo linda, hermosa, bonita que es, con esas palabras, provocan ternura y mal balbuceadas, sólo denotan debilidad o timidez. Que eso no es malo, digo, algunas mujeres adoran al tipo de los hombros caídos, de la cabeza baja, de la mirada renuente, pero si de veras quieres que te pelen y si de veras quieres saber cuantas probabilidades tienes antes de meterte en el juego de seducción, debes ser más directo. Pegar el madrazo sin dolor… pero no físico, ¿eh? Porque entonces se arrejunta la sociedad de mujeres feministas del mundo, y seguro no quieres que Angélica Aragón y Carmen Aristegui te golpeen tan duro como el photoshop y maquillaje que les hicieron para sus anuncios contra la violencia a la mujer. Esos de “El que le pega a una, nos pega a todas”. No es cool pegarle a las mujeres. Si quieres saber rápido que...

Leer más

Aauu, bosso, bosso, aauu

Mi mujer y yo discutíamos acerca de que soy una persona que no usa gestos para expresar lo que esta sintiendo. Yo sé que soy así, yo sé que la mayoría de mi familia es así. Es parte de lo que nos identifica, es por eso que nos gustan las series o los libros de personajes muy inteligentes, que tienen problemas para demostrar sus sentimientos. Es por ello, también, que tres o cuatro miembros de la familia de alguna manera se emocionaron y leyeron de pe a pa este libraco… la interacción familiar entre los personajes nos fue, valga la redundancia, completamente familiar. Mi mujer dice que no sabe cuando me estoy enojando, pero que siente o presiente. Por eso doy algo de miedito cuando me enojo, porque finalmente se me ve un poquito en el rostro, y supongo que doy miedito no porque se vea muy feo, sino porque estoy tratando de gesticular algo que no suelo hacer. Aún en momentos muy íntimos mi rostro ya esta acostumbrado a ser muy reservado. Es por eso cuando chillo, o cuando río como idiota, que para mí y para quienes me conocen, es todo un acontecimiento o les provoca extrañeza. Sin embargo, aunque no puedo gesticular y expresar mis sentimientos para darle fuerza a mi discurso, suelo gesticular y payasear para restar el efecto que pretende provocar el otro como...

Leer más

Werrmut

Hoy comí con mi “psicóloga de la Ibero”, la chava que me hizo pruebas y tests para presentarme como sujeto en una de sus clases. Fue muy curioso, porque la semana anterior estaba paseando por la del Valle con mi hermano, y en una de esas escuché un grito con mi nombre–: ¡AGUSTÍN!, después de voltear mi cabeza como la nena del exorcista un par de veces, encontré que ella estaba tomándose un café en “La Selva”, en la terracita. Precisamente andaba pensando en ella y en que Fernanda (Fantazy), me había recomendado que le hablara para que me diera mi evaluación. Je. Es como una invocación. Y créanme, invocar a una persona en una ciudad donde hay treinta-cuarenta millones de habitantes, sencillamente, esta cabrón. Le presenté a mi hermano, medio platicamos y después, quedamos de reunirnos este domingo para que me dijera que tan sociopsicópata soy. Voy a invocar a Liv Tyler más seguido, antes que se haga vieja. Y me arrepiento, debí invocar a Britney Spears antes que se volviera gorda, celulítica y tan white trash. En fin. Empezó diciéndome que tengo una capacidad de sublimación muy buena. Yo asentí, me felicité a mi mismo, sonreí aliviado y después pregunté–: ¿Qué es la sublimación? Ella me respondió que utilizaba la escritura para tranquilizar otros impulsos. Que si tengo problemas de enojo, de frustración o de furia, me...

Leer más
  • 1
  • 2